lunes, 12 de abril de 2010

Un adiós que duele.

If we could take the time
To lay it on the line
I could rest my head
Just knowin' that you were mine
All mine
So if you want to love me
Then darlin' don't refrain
Or I'll just end up walkin'
In the cold November rain

Guns n Roses.
----------------------------


El sábado fue mi cumpleaños número 33. La primera llamada que recibí fue la de mi Amor Imposible. Y como siempre, me hizo sentir muy especial con su voz tan varonil saludándome. Y el sábado, yo sabía que esa llamada de las 0545 era la última que él me haría desde su casa a la mía y que nunca más lo volverá a hacer.

Me mandó el último mensajito al celular, la única forma que podremos estar cerca el uno del otro en un plano sobrenatural será por medio del espíritu del universo, el mismo que revoloteaba sobre las aguas cuando la existencia comenzó.

A las 1420 recibí su última llamada desde su trabajo a mi casa, esa si ya era la última vez que hablabamos por teléfono. Sentí un gran dolor cuando colgué, pese a que lya sabía que él llegaría minutos después.

El sábado fue Triste y Feliz al mismo tiempo. Un día inolvidable por la mezcla de emociones: amor, pérdida, dolor, separación, tanto en un solo momento que hasta sentí que el corazón se me saldría por los poros.

Cuando llegó a mi casa, salí a encontrarlo por última vez, y antes de abrazarlo, la mascota del vecino interrumpió nuestro encuentro, pero eso no nos detuvo, nos vimos a los ojos y nos dimos un fuerte abrazo.

Fue feliz porque él me hizo sentir muy bien con todo lo que compartió para darme la última sonrisa. Al mismo tiempo fue un día muy triste porque perdí al hombre más valioso que he tenido en mi vida. El único que me ha amado tanto. El único que fue capaz de desnudar su alma para compartir todo de él conmigo. Alguien a quien esta vida no me alcanzará para agradecerle lo bello que viví a su lado.

Es una tristeza que nuestro amor nos duró tan poco tiempo, pero fue un amor grande, verdadero, limpio, sin mentiras, sin armaduras, sin máscaras. Fuimos tal cual éramos y así nos aceptamos y nos amamos. Me gustó mucho una coincidencia que mi Amor encontró, yo cumplí 33, 3 + 3 es 6. Cumplimos un ciclo, comenzamos cerca de su cumpleaños y terminamos en el mío. Fue un período de crecimiento y sanación para mí.

Entiendo que era el momento de separarnos, aunque me duele, me mata y me dan ganas de morirme de tanta tristeza e impotencia, de no tener ningún derecho a pedir nada, ningún derecho ni siquiera de ser ya su gatita.

Me dijo que le disculpara, pero ¿qué voy a disculpar? si todo lo que él hizo fue bueno para mí, para darme felicidad. Él siempre se rebuscó por darme gusto en las cosas que yo pedía, solo hubieron 3 cosas que no me las podía conceder, se las pedí pero se que no estaba ya en sus manos, lo comprendo pero no pierdo la esperanza de que un día se me concedan.

El Hombre de la Voz de Arcangel siempre fue el primero en dejar su marca en muchisimas ocasiones, la primera llamada del año, el primer mensajito de la década también, el primero en darme un detalle inolvidable, el que me dió una nueva camisa de la suerte y una nueva gorra de la suerte para saltar del avión, él único en inventar un símbolo para poder plasmar de qué manera estamos unidos espiritualmente, él siempre fue un gran hombre conmigo, nunca me ofendió, nunca me maltrató, me regaló un buen libro y escribió en sus páginas, me desvistió, me amó, siempre cuidó de mí y yo se que aunque los años pasen él estará por allí cuidandome, escondido en algún lado de mi cortina de bambú esperando a que lo abrace.

Y le pedí al Dios que él me mostró en una noche de oración, que me lo bendiga y que si es para mí que un día él vuelva hasta mí aunque le cueste levantar sus zapatos por culpa de los años, o si no, que regrese pronto lleno de juventud, que regrese cabalgando un pegaso hecho del más fuerte metal y tal vez así me devuelva la alegría que una tarde de abril se fue gritando tras sus interminables huellas.

Él quería que mis treinta y tres fueran un renacimiento para mí, una resurrección igual al domingo en que nací, y yo haré lo que tenga que hacer .

Mi deseo de cumpleaños se cumplió. Lo ví tal como yo quería. Mientras yo estaba acostada en su pecho, él cantó para mí. Mientras me abrazaba, cantó Luna de Octubre, y después me cantó Las Mañanitas. Me regaló su voz de Arcángel mientras yo, conmovida por su canto, lloraba cada vez más al sentirlo partir. Me dió el más romántico de los besos, me dió los abrazos más espirituales que he recibido, me hizo suya por última vez en esta existencia y me dió el amor más grande que una mujer puede desear en esta vida, me dijo que me amaba, me bendijo la frente y me dió recuerdos que se quedan aquí para siempre, escritos con la misma tinta que me regaló antes de su partida.

Jamás olvidaré todo lo que hizo por mí, para consolarme, para darme su amor y juro por la sangre que corre por mis venas que seré leal a la promesa que le hice, porque él merece que le cumpla, fui feliz a su lado, me dió lo que nadie me había dado: un Amor Intenso y Verdadero.

Y anoche, en el concierto de Guns n Roses, lloré al escuchar November Rain, me acordé de muchas cosas con mi Amor Imposible, miles de imágenes llegaron a mi mente y alcé mi mirada al cielo para ver las estrellas y recordé lo que mi Arcángel me dijo un día.

Nunca olvidaré cuando el Hombre de la Voz de Arcángel, con sus ojos tristes, dió su último recorrido por cada esquina de mi casa pequeña, yo se que le dolía irse, porque él estaba seguro que jamás su sombra volvería a deslizarse por mi puerta, jamás volvería a recostar su cabeza sobre mi almohada y jamás volvería a dejarme sus marcas de semidios en mi frente.

Y de esa forma mi Amor dejó muchisimos pedacitos de él entre mi cráneo y en mi corazón, todos esos pedacitos de él tienen miles de formas distintas, unos pedacitos tienen forma de pestañas sobre mi colchón, otros son días y noches inolvidables y muchos de esos pedacitos tienen la simetría amarga de las lágrimas más tristes.

Y yo se que cuando esté en la iglesia el día de su boda, más de alguna vez me pensará y yo no se qué hará, si una lágrima se deslizará discreta o tal vez sonreirá al recordarme.


Y yo, ya no aguanto más esta tristeza. =(

Hay golpes en la vida, tan fuertes...

4 comentarios:

Ángel dijo...

Ay comadre, me invade la tristeza saber que estas triste, el tiempo lo cura todo, me queda el sentimiento de honestidad que hubo entre ustedes, por lo menos te quedas con el alma intacta y sinsabores de mentiras.

Se llevó tu corazón, pero un día te darás cuenta que tu corazón esta nuevamente en su lugar y te quedarán dulces recuerdos.

Despues de un tiempo encontraras a alguien que te adore y espero no sea una tabla de salvación, al contrario ahi estara ese hombre que te dara todo el amor que te mereces.

Un abrazo comadre, ahora a escribir poesia porque con el alma asi tienes que escribir muchas letras como si fueran tortillas.

Saludos.

Janice dijo...

Aunque nos duela, debemos siempre recordar esos momentos en que te hizo feliz, esas cosas que cuentas que son únicas. Ese tipo de amor dura por siempre, aunque no estén juntos.

Cesar dijo...

Hola de nuevo.
Pues mira que te ha sucedido lo mejor que pudo pasarte: una despedida como Dios manda.

Asi, se cierra el ciclo, se dan por terminadas las cosas, hay un cierre, una ceremonia final para terminar ese complejo ritual que es el amor.

Pues, en mi caso, ella su fue, sin despedirse. Y te dire que te queda una incertidumbre tan grande, tan devastadora, que si a ti no te hubieran dado una despedida tan significativa, estoy seguro que estarias 10 veces mas triste de lo que estas ahora.

Y bueno, te dejo, leer tu blog, hoy, solo hoy, me deprimio de veras.

Rumana, the LadyTiger dijo...

Todo fue cerrado con broche de oro, le deseo lo mejor.

No importa cuanto yo sufra, pero si al final él esta feliz, yo también estaré feliz.


El amor es libertad.