jueves, 28 de octubre de 2010

Estamos bastante preocupadas

Ahora por la mañana, la trabajadora social de la unidad de Trasplante Renal le llamó a mi mamá para decirle que el equipo de médicos que operarían a mi hermana y a mí, quieren reunirse con nosotras mañana para hablar acerca del examen que gracias a mis amigos y familiares le realizaron a mi hermana el miercoles pasado (hablo de los resultados de la Colangiopancreatografía Retrógrada Endoscópica para la cual hicimos la colecta).

Al parecerer, por alguna razón el equipo de médicos no están convencidos de hacer el trasplante por razones que mañana nos explicarán.

Mi hermana está muy triste, tristísima. Sólo ella que padece esa enfermedad tan mierda puede saber lo que siente.

Yo, aunque intente ponerme en sus zapatos no me puedo comparar con su sufrimiento. Estamos tristes, pero le digo a mi hermana que no estamos vencidas todavía, que no llore porque todavía no le han dicho que no, hasta mañana sabremos.

La reunión es mañana a las 08:30 am.

Ustedes ya me conocen y saben que soy una mujer sin fe y hasta cierto punto irreverente, pero si ustedes tienen fe, favor apoyar a mi hermana con sus buenas vibras. Creo en la fuerza de la mente puede lograr lo que uno desea. Yo no le pido a dios porque siempre me da lo contrario de lo que le pido y no vaya a ser el cague y me de lo contrario.

Yo no se porque tanta traba, ¿por qué putas el destino, el karma, o dios o el diablo se oponen a que esa operación se realice? o ¿será la puta tercera Ley de Newton? ya no se.

Siempre cuando estamos tan cerca pasa algo que nos vuelve a alejar. Esta mierda tal parece la fábula de Sísifo que cuando éste ya había subido una gran colina puta con una enorme piedra a cuestas, los dioses cabrones lo jodían haciendo que la maldita piedra se le deslizara justo en el momento en que casi estaba en la cima y pues ni modo le tronaba al pobre Sisifo comenzar desde el principio.

Si en un caso hipotético los médicos llegasen a decirnos que hay algún problema, moveré cielo y tierra y haré hasta lo imposible porque sea posible. Porque las limitaciones llegan hasta donde las ganas de hacerle huevos lo permiten.

No estamos vencidas y como dice el poema Piu Abanti del sudamericano Pedro Bonifacio Palacios "No te sientas vencido ni aún vencido". Y nosotras no estamos vencidas grrrrrrrrrrr.

Me siento triste, hecha mierda, pero no voy a retroceder. Me duele ver sufrir a mi hermana, mi misión es apoyar a mi princesa preciosa, y si para lograrlo tengo que sacarme todas las entrañas, pues yo, Ingrid Umaña, lo voy a hacer.

NO ME VOY A ABATIR MÁS ANTES DEL TIEMPO, SI HE DE LLORAR, PUES QUE SEA MAÑANA. AHORA NO TENGO TIEMPO!

Aquí dejo mi estrofa favorita del soberbio poema que fue escrito por el argentino Pedro Bonifacio Palacios, conocido como Almafuerte:


Procede como Dios que nunca llora;

o como Lucifer, que nunca reza;

o como el robledal, cuya grandeza

necesita del agua y no la implora...


Que muerda y vocifere vengadora,

ya rodando en el polvo, tu cabeza!




---------
GRRRRRRRRRRRRR