viernes, 26 de marzo de 2010

Gracias


Ayer, el hombre que yo amo me hizo sentir una persona muy importante. Y agradezco su gesto lleno de nobleza con toda la humildad posible.


Mi amor te quiero decir aquí públicamente que me siento muy honrada, amada, valorada e inmortalizada en tu corazón y en tu vida. Gracias, siempre estaré eternamente agradecida por todo lo bello que le has puesto a mi vida. Único, inolvidable, incomparable, así sos. Te amo.


Lo triste es tener que poner los pies en la tierra, siento que vengo callendo y sin paracaídas :(

La situación ya no es favorable para los dos, ya es casi un imposible pasar juntos al menos sesenta minutos. No me queda más que resignarme a ver cómo te alejas en ese horizonte tan lejano y diferente al mío, un horizonte donde yo no puedo acompañarte, dos latitudes opuestas.


Viene la Semana Santa y estaré 8 largos días sin estar en el trabajo, la oficina me distrae bastante. Ojalá te pueda ver aunque sea un ratito. ¿Sabes algo? sigo ilusionada con escucharte cantar para mí Luna de Octubre. No me dejes los octubres sin tu voz, deja para siempre tu voz entre mi cráneo.