lunes, 30 de abril de 2012

Soñé con Jericó


Katana, Josué y Jericó. 

Soñé que yo estaba en un lugar muy soleado, parecía mediodía, era un terreno sin árboles, la tierra era color amarillento y yo estaba parada en una parte del terreno que tenía una pendiente, yo estaba en la parte más baja del terreno. Yo  estaba en la falda de una colina. En la cima había una fortificación de ladrillos muy oscuros y fuera de esos muros, dos ejércitos estaban en combate.

Recuerdo que bajé mi vista hacia mi pecho y vi que yo estaba vestida con armadura yoroi y que blandía una katana hermosa. Vi a mi alrededor y me di cuenta que  ninguno de los dos ejércitos que estaban en combate vestía igual que yo.

Vi hombres con vestiduras al estilo de las túnicas, sin protecciones ni armaduras. De pronto yo ya estaba en medio del combate sin saber con cual ejército iba, ni contra quién peleaba ni por qué yo estaba allí. 

De pronto vi un hombre que venía  a caballo galopaba bastante rápido,  vestía una túnica color vino oscuro, empuñaba una espada brillante, ese hombre iba subiendo la colina hacia la fortaleza y vi que una parte de uno de los ejércitos corría tras él.  – ¿Quién es? – pregunté al hombre más cercano. Y el hombre me dijo ¡es Josué y va a derribar las murallas de Jericó!

Y me sentí muy emocionada en el sueño. Desperté y lo escribí.

Este sueño fue en 2007. Lo extraño es que yo no soy creyente en la Biblia ni nada de eso. Recuerdo que cuando niña,  vi una película de esas que pasan en Semana Santa y salía la historia de este Josué. Me imagino que ese recuerdo quedó en mi mente y me proyectó semejante mezcla de cosas. Es más, creo que los hebreos no tenían caballos.

Al leer un poco de la biblia por mera cultura general, encontré que ese día de la batalla de Josué, el Arcángel Miguel bajó y peleó por él.

Tal vez en mi subconsciente está muy arraigada mi fascinación por el Arcángel Miguel y por eso soñé esto. Nunca he sido creyente en todo lo que dicen los libros sagrados de las culturas más conocidas. Pero no entiendo porqué con el Arcángel Miguel la cosa cambia, me cae bien y siento admiración por él. La verdad, me encantaría que ese ser existiera.


2 comentarios:

Anónimo dijo...

El pasado es incomprensible para la mente humana. Las mujeres tienen una frecuencia especial de sensibilidad, que los humanos llaman intuición y es parecido a la facultad de frecuencia que menciono. Lo que pasa en Jericó tiene explicación. Tu eres expectante alla. Es extenso de relatar en este minúsculo espacio.
Tu escepticismo no te permite avanzar a otras frecuencias. Tienes razón en no creer en las religiones, sin embargo tu intuición te hace sentir las dimensiones divinas, por eso te identificas con el arcangel Miguel, y no dudes que existe. Las religiones son terrenales, las dimensiones divinas no son terrenales. Las revelaciones divinas suelen llegar a través de la intuición, de los sueños o de manera expresa cuando eres iniciada. Pero todo te será confuso, mientras estes en el mundo terrenal, aún quedaran muchas cosas sin entender. Pero tienen explicación, como tu coneccion con el arcangel Miguel.

saludos de: el Angel

Ingrid dijo...

hola Angel, como vas? días de no tenerte por acá, ya viste el post con el otro sueño? también fue extraño. Pues necia de mi que sigo siendo incrédula :( pero aún no me convencen las pruebas. Saludos.