lunes, 3 de mayo de 2010

Javier Fernando Calvo (R.I.P.): Feliz Viaje al Valhalla

La víspera del sepelio, toda la Hermandad de la Seda estuvo presente y procedimos a cubrir el féretro de nuestro hermano paracaidista con el pabellón de nuestra Federación, lo hicimos con todo el respeto que él y su familia se merecen y además le pusimos un paracaídas a la par del féretro como símbolo del amor que nuestro Chuky le profesaba al paracaidismo.

Tambíen había un simbolismo muy hermoso y especial sobre el féretro de Fernando, era la investidura de la Hermandad del Santo Entierro, estaba allí acompañando a Nando en su travesía hacia el más allá porque él era parte de esa antigua hermandad que año con año cargan al Señor en la procesión del Santo Entierro en la ciudad de Izalco.

La madrecita de Fernando estaba allí, con sus ojitos tristes y todo su interior destrosado pero a la vez con una gran fortaleza en su corazón, esa confianza y seguridad de que su hijo está ahora con Dios. Su padre nos contó que Nando nació prematuro y que le costó sobrevivir y que ellos le habían pedido a Dios que se los dejara y que se los prestara por un tiempo al menos, luego don Will nos dice que no se acordaba de eso hasta que la mamá de Nando se lo trajo a la memoria.

Fernando Calvo era un ganador, un guerrero, un luchador que había triunfado sobre la muerte muchas veces desde su nacimiento hasta el día en que se fue entre las alas del Arcángel Miguel, hacia los cielos más azules que existen, los cielos del paraíso.

El viernes 30 de abril fue sepultado nuestro gran amigo Javier Fernando Calvo. Se llegó el momento de dejarlo partir hacia el lugar donde descansan los guerreros. Desde allá vendrá a cuidar a su hijo y a su mujer que tanto lo adoraba.

Me conmovió ver a la esposa llorando desconsolada con aquel dolor que la destrosaba en vida, sin poder hacer nada para regresar a su amor. Sus padres y hermanos estaban destrosados y no se de dónde sacaron tanta fuerza y valor para soportar el momento más difícil, lo más seguro es que era Fernando quien les estaba dando la fuerza necesaria para resistir la realidad.

La iglesia y el cementerio estuvieron llenisimos de gente, allí estaban todos los amigos de nuestro querido Chuky. Se hizo presente una gran cantidad de los compañeros de la U de Fernando. Los amigos de la infancia estaban consternados y tristísimos por la partida de su amigo que de seguro desde el vientre de sus respectivas madres se hicieron amigos.

Llegó la delegación del Comando de Fuerzas Especiales a acompañar los oficios y a redirle honores como se merece nuestro Chuky.

En el cementerio, estuvimos cuatro paracaidistas haciendo la custodia del féretro con todo el respeto y admiración hacia nuestro amigo, todos permanecimos firmes pero con los ojos llorosos porque era tanta la tristeza de los amigos y familiares que pasaron a dar sus palabras acerca de Fernando que no pudimos contener las ganas de desatarlo de la muerte y traerlo de regreso con su familia.

Luego se escuchó un avión, un recorte de motor y tres aperturas de paracaídas sobre el cementerio. Eran Afif, Eduardo y Chamba, fieles amigos de Fernando que esa tarde estaban saltando con muchas nubes como obstáculo para rendirle tributo a un gran hermano con un salto en su memoria.

Cuando los tres paracaídas venían surcando el cielo también venía volando nuestro Pabellón Nacional que glorioso ondeaba en honor a Ferando Calvo, el pabellón traía en el centro el emblema de los paracaidistas que son un par de alas abiertas bajo una cúpula.

Cuando aterrizaron los camaradas, se dirijieron hacia los padres de Fernando, hicieron el doblaje militar de la bandera y durante el discurso del Coronel Rodríguez Hurtado, el pabellón les fue entregado a los padres de Fernando como una ofrenda de máximo honor, respeto y luto.

Luego los paracaidistas que venían volando se acercaron al féretro, chocaron sus puños y gritaron el tradicional grito de salida cuando se salta del avión, gritaron “Ready, Set, Go” con una gran energía. Dando así el máximo homenaje de hermandad a nuestro amigo.

El cielo también estaba triste, gris, oscuro, de repente se vistió de luto y lloró.

Agradezco a la madre de Fernando por haber dado a luz a un gran amigo, porque nos dio el privilegio de haberlo conocido, por darnos la alegría de haber tenido al Nando en la Federación de Paracaidismo, gracias Lady por dar a luz a nuestro gran hermano Javier Fernando Calvo.

Gracias Chuky por todos los momentos fraternales con todos tus amigos, por las amenas tertulias y los saltos más extremos que pudimos haber dado. Un día te volveremos a ver cruzando el cielo en la travesía más libre que se pueda tener.

Fernando no se ha ido demasiado lejos, está cerquita en el cielo y vendrá cada vez que él sea recordado, cada vez que se digan sus anécdotas, cada vez que vengamos en caída libre, cada vez que brindemos por él, porque siempre habrá una silla para Fernando en nuestras reuniones, siempre estará su lugar listo para cuando quiera volver a compartir la amistad que nos daba. Él vendrá cada vez que sea pensado, cada vez que sus amigos lo inviten a una cerveza, cada vez que sus hermanos lo recuerden, cada vez que sus padres lo quieran abrazar, cada vez que su esposa lo llame en sus recuerdos y cada vez que su hijo escuche el canto de un pajarito en la ventana, cada vez que su hijo con esperanza le nombre.

EL CHUKY VIVIRA SIEMPRE EN NUESTROS CORAZONES!!!!
HONOR A QUIEN HONOR MERECE!!!!

Foto en salto de exibición Estadio España 2006.
Chuky siempre está con nosotros en el avión y fuera del avión!!!!

Video en Homenaje a Javier Fernando Calvo está en esta dirección de Youtube:

http://www.youtube.com/watch?v=po67yIA_W8Q