martes, 20 de julio de 2010

Nos quedamos con los colochos hechos. No habrá trasplante mañana.



El sábado nos llamaron de la unidad de Trasplante Renal para decirnos que nos presentáramos inmediatamente porque teníamos la oportunidad de realizarnos la cirugía para el trasplante de mi hermana, que era nuestra oportunidad ya que la pareja de donante – receptor que les tocaba esta semana no se podía presentar y que la siguiente pareja también tenía dificultades y que nosotras éramos las siguientes en la cola y que por eso nos llamaban.

Nos alegramos mucho, corrimos en el tráfico, nos emocionamos, compramos las cosas de la lista que piden como objetos personales y otras cosas que sirven para hacer anotaciones.

Fui a dejar a mi hermana al ISSS a las meras dos de la tarde, allí nos hicieron unos exámenes a las dos y la ingresaron, ella estaba muy contenta, con una sonrisa de oreja a oreja y yo también contenta porque se le terminaría el sufrimiento a ella. La operación estaba programada para mañana miércoles 21 de julio.

Ya en la tarde del sábado hablé con el Papito mi Rey y le conté la alegría que tenía por la inminente intervención quirúrgica. Pude hablar con él después de tanto tiempo sin su voz de arcángel, lo sentí distinto, ya no era como antes pero todavía me quiere al igual que yo a él. Eso le dio la súper nota al día sábado! Todo estaba perfecto!

Ayer lunes, mi hermana presentó complicaciones en su corazón porque no salió bien en un eco que le hicieron, la presión nunca le bajaba y los niveles enzimáticos del páncreas estaban disparados, así que se suspendió la cirugía por el bien de ella.

Me sentí tan triste al verla llorar como una niña pequeñita, era una magdalena llorando su mala suerte. Yo me sentí impotente por querer ayudarla y no poder. Estas cosas son las que me tienen tan sin fe.

Mis amigos han estado pendientes, he recibido llamadas y correos de grandes amigos e incluso hasta muestras de cariño desde otras tierras como Inglaterra, Guatemala, Venezuela, República Dominicana, Panamá, México, Canadá, USA, Perú y eso me hace pensar que todas esas amistades están apoyándonos en esto, que la buena vibra de todos está con nosotros.

Cuando mi hermana se recupere de esto, le reprogramarán la operación, las cosas son cuando tienen que ser.

Mi mamá se puso histérica cuando supo la notica, hasta diciendo que yo tengo la culpa que el trasplante no se realizara porque yo le pongo mala vibra a las cosas por ser mala y no tener fe y que por esas razones dios nos castigó. Puede ser que ella tenga razón, pero no puede ser que dios sea tan malo y prefiera el sufrimiento de mi hermana sólo porque yo soy irreverente, otras personas dicen que es el propósito divino pero también me pongo a pensar que es cruel ese propósito a costa del sufrimiento de Miriam. Por eso mejor no pienso más en eso porque me dan unas grandes e insaciables ganas de blasfemar y ustedes me van dar una gran putiada porque se sentirán ofendidos con mis palabras. Así que mejor me callo. Calladita me miro más bonita.

Me sentí muy triste pero ahora, al intercambiar correos con el Papito mi Rey, me sentí mejor porque él me escribió y me dio su apoyo tan importante para mí, leí una frase suya “Ingrid. Vos no te dejas quedarte tumbada en el suelo. Levantate del desanimo y seguí adelante”. cuando terminé de leer eso, sentí como que me levantaban del suelo y sentí que despertó el tigre fiero que vive en mí.

No me voy a aguevar, tengo el aguante necesario para seguir luchando!

Grrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrr


5 comentarios:

juan dijo...

sólo hay que seguir tu blog para saber que eres tigre de verdad. Me alegra que no te rindas


Un fuerte abrazo y mucho ánimo!

Denise Phé-Funchal dijo...

Ánimo vos! que a veces las cosas no pasan porque simplemente no era el momento. Operar a tu sister con algunas complicaciones cardíacas era mucho más arriesgado que no hacer el trasplante, ya vendrá la oportunidad perfecta para hacerlo, cuando ella esté más tranquila y menos ansiosa, recordá que el ánimo y lo psicológico afecta muchísimo el cuerpo y su dinámica. Tranquilidad querida y todo saldrá bien. Abrazos muchos.

Anónimo dijo...

Por accidente llegue a tu blog, ojala que tu hermana este mejor de salud, vos no tenes que culparte de la salud de tu hermana, tampoco Dios es responsable, todo esto es debido a nuestra imperfeccion. como vos decis, not ahueves! Segui luchando! Arriba carajo!!

Ángel dijo...

Asi es.. tu sabes que seguiras siempre de pie, erguida y con fe. Un abrazo comadre, mis oraciones para ti y tu hermana.

EL CUTY dijo...

Mis más grandes respetos para ti al querer donarle un riñón tuyo a tu hermana, eso es de admirarse mucho, no cualquiera lo hace, te felicito y me encanta como eres, bravía como solo las mujeres salvadoreñas saben serlo.

Te mando un gran abrazo y espero que todo este bien por allá.