miércoles, 11 de julio de 2012

Vuelan en Paz

Este día hubo un accidente aéreo al final de la pista del Aeropuerto de Ilopango. Trágicamente fallecieron 3 pilotos, uno era el instructor y los otros jóvenes eran sus alumnos. Las causas serán determinadas por las autoridades competentes. Es consternante enterarme que son personas buenas que buscaban superarse, personas que más de alguna ocasión coincidimos en el cafetín de Sonia, que más de una vez saludé, hombres que dejan familia devastada, amigos que los llorarán, pilotos que volarán en su memoria.

Como paracaidista, tenemos una relación muy cercana con los pilotos, son ellos los que nos cumplen el deseo de subir muy alto que los riscos conocidos para poder saltar. Cada vez que salto, aterrizo y espero a que el piloto aterrice también para quedarme tranquila. El piloto es el mejor amigo de los paracaidistas, son los amigos del aire.
 
Siempre he pensado que ser piloto es muy honorable, es fundirte con el alma del avión, como el guerrero se funde con su espada. Mis respetos a los hombres que vuelan halcones de metal.

Los pilotos, grandes hombres que nunca abandonan su nave, aunque sepan que van directo al silencio. Son como los samurai, se quedaban al frente en la batalla y nunca retrocedían. 

Van en su vuelo hacia la eternidad.

José Miguel Avalos, Rodrigo Calles y José Martínez Urrutia. Vuelan en paz.

Honor a quien Honor Merece.

 :(