viernes, 4 de noviembre de 2016

Descanse en paz tía Narda

Tía Narda emprendió su viaje a la eternidad. Lamentamos no poder estar físicamente cerca de nuestra familia en un momento tan duro. Ella, hermana amada de mi abuela Rosita, siempre estará presente en nuestro corazón y nuestra historia. 

Tía Narda, 1930 - 2016
Era dos años menor que mi abuelita, las únicas mujeres entre varios hermanos. Fue una mujer emprendedora, ocurrente, divertida y muy independiente. Tengo recuerdos bonitos de ella, de la historia que me contaban de su fantástico viaje por tierra hasta USA, de su regreso a nuestra patria, de cuando mi hermana y yo éramos niñas y tía nos mandó tres vestidos nuevos con mi abuela, de su lucha por salir adelante, del año que viví con mi bisabuela y tía Narda vivía enfrente, de las veces que jocosamente se rehusaba a reconocer que mi memoria era muy buena por pensar que era imposible que yo recordara sucesos que pasaron cuando yo era muy pequeña, de su risa y su sonrisa, de sus visitas al cantón donde crecimos, de los dulces y frutas que nos mandaba, de sus ojos hermosos y su cabello café. Gracias tía por todo lo compartido. 

Hay días muy tristes en la vida y hoy es así, demasiado triste que hasta las palabras se agotan, se hace un nudo en el lugar donde duele la ausencia. Hasta siempre tía querida.