lunes, 28 de enero de 2013

Saltando en el Show Aéreo Ilopango 2013

El Ilopango Airshow es el mejor espectáculo aéreo civil de América Latina y año con año vienen pilotos de otros países que, junto a los pilotos nacionales, deleitan a los asistentes con sus maniobras. Todo a beneficio del Hospital de Niños Benjamín Bloom. La Federación de Paracaidismo, a la cual orgullosamente pertenezco, fue invitada para participar con dos saltos el sábado 26 y dos saltos el domingo 27 de enero de 2013. Salté en los 4 saltos programados.

El sábado 26 llegamos muy temprano a las instalaciones de la Fuerza Aérea Salvadoreña para poner el canopy y no asolearnos tanto. Me acompañó mi novio, su tío y Valeria. Mi hermana no pudo llegar por estar estudiando las AIEPI para un examen.

Los paracaídas ya estaban empacados desde un día antes. Me preparé temprano para el salto porque a mí no me gusta andar a la carrera con eso porque no es pin pon lo que estoy jugando, es algo muy delicado, con tiempo me pongo mi gabacha, mis botas y todo. Al mediodía nos fuimos caminando desde el canopy hasta la zona de embarco dentro del la FAS. Alli esperamos un rato para abordar el avión Arava, luego hubo cambio de avión, nos bajamos de uno y nos pasamos al otro Arava y luego despegamos, el Cap. Solórzano pilotaba la aeronave. Saltamos 16 personas divididas en 3 pasadas. Primero iba un camarada del Comando de Fuerzas Especiales saltando con el pabellón nacional, saltó a 5,000 pies. Luego iban el resto de tigres, 9 de los mejores del comando entre ellos Cap. Flores Lemus, Cnl. González, el Artillero y Urbina, éste último tenía dos años de no saltar y lo gracioso que iba bromeando que iba nervioso pero a la hora que saltó salió muy seguro y con una postura hermosa, lo que se aprende no se olvida. En la pasada de nosotros a 10,000 pies, la Federación de Paracaidismo, íbamos nueve, Barillas, Grijalva, Meza, Ramírez, Cap. Rivas, Turcios hijo, Solis, Latín Galeas y YO. Luego iba saltando solo, el piloto experto de wingsut de origen guatemalteco Cnl. Lima.  Saltamos y abrimos a 3,500 pies para no estorbar el planeo del hombre pájaro. Una fotoreportera de un periódico nacional le estaba dando cobertura al salto. 

Aterrizamos en la zona militar donde estaban todos los parientes y amigos del personal de la Fuerza Aérea. Aterricé bonito puro angelito, bien paradita!. Cuando me quité el casco la gente contenta porque me vieron la  pelusa roja jaja (si, después de 7 años volví a ser pelirroja). Entre el público estaban muchos amistades y familia. Me encantó que cuando aterricé mi novio, Rafael Eduardo, me estaba esperando justo en la zona, ya que él estaba encargado de la marcación, aterricé y él me dio un besote, fui bien recibida por el amor de mi vida después de pasar por la calle de los Arcángeles.

Luego de departir con toda la gente y tomarnos fotos, nos alistamos para el salto de la tarde. Nos fuimos para la zona a las 15:30 y tuvimos que esperar casi una hora porque nunca se apuraba el Team Pájaros que volaría en wingsut, se tardaron todo lo que pudieron, al fin llegaron y nosotros todos desesperados con el gran calor dentro del avión y el olor a combustible ya que estaban encendidos los motores. Nos fuimos a 12,000 pies, íbamos 10 paracaidistas de la Federación, Guardado, Cnl. Gruijalva, Grijalva hijo, Meza, Barillas, Solís, Ramírez, Donald, Abarca y YO. En ese salto no iba el personal de CFE, pero sí iban los 4 del Team Pájaros y todos saltamos en dos pasadas, Federación primero y luego los wingsut. El piloto del avión era el Cap. Rivas que esta vez no iba como paracaidista. Nosotros aterrizamos en la zona militar y los de wingsut en la zona civil. Se repitió la misma historia de las fotos y los amigos. Cansada y sobria me fui para mi casa después de los saltos.

El domingo 27 me levanté muy temprano, desperté a mi novio y a mis vecinos para que nos fueramos temprano porque volvería a saltar, dejé desayunados a mis abuelitos, me dieron su tradicional bendición antes de mis saltos. Nos fuimos y nos alistamos para el salto del mediodía. Llegamos temprano a la espera del embarco, esta vez íbamos 10 de la Federación, 7 del CFE y el guatemalteco y un salvadoreño de wingsut. Saltamos a 10,000 pies. De la fede estabamos saltando casi a las 13:00 y nuestro maestro de salto fue el cnl. Grijalva, en la pasada iba él, su hijo, Meza, Ramírez, un dominicano, Abarca, Turcios hijo, Latín Galeas, Rivas y YO.  El mando del Arava lo llevaba el Cap. Flamenco. El descenso estuvo muy bueno, la velocidad de la caída libre no tiene precio, tampoco tiene precio ver la curvatura en el horizonte, es algo verdaderamente hermoso, disfruté mucho el descenso y el aterrizaje. 

Por la tarde, a las 17:00 tuvimos el último salto, íbamos paracaidistas de la Federación y 4 del team pájaros, esta vez hubo cambio de planes, mi Cnl. Grijalva nos dio la orden a tres paracaidistas que aterrizaramos en la zona civil, así que mandó a Galdamez, Abrego y a mí. El Cap. Solórzano llevaba el mando del avión. El viento había cambiado y salimos del avión sobre el barranco, saltamos a 12,000 pies, hice postura de track para poder cercarme a la zona antes de la apertura de mi paracaídas. Yo sabía que estaba muy lejos ya que yo era la última de mi pasada y debía abrir a 3,5000 para no afectar a el equipo de wingsut que venían en otra pasada. Cuando abrí el paracaídas estaba lejos pero lo hice huevos con la cúpula para llegar al punto donde tenía la orden de aterrizar, hice mi mejor esfuerzo con buenos resultados, hice mi aproach sobre el público y aterricé en el lugar indicado, paradita como angelito, la gente comenzó a aplaudir cuando vieron que era mujer, los organizadores del show no pusieron en su revista nuestros nombres como equipo de paracaidistas. Lo malo que, cuando aterricé paradita y bien bonito, en los altoparlantes me confundieron con otra persona que habían estado anunciando en los medios, me dijeron su nombre. Pero igual, el tigre donde sea es rayado. Además la gente que estaba allí y me conoce sabían que era yo y comenzaron a gritar mi nombre y yo muy sorprendida de ver la cantidad de gente que sabía quien era yo. También en tierra estaba mi instructor Mario Terezón con su familia y nos pusimos a platicar. 

Hasta que todo había terminado nos regresamos a la casa, así que me siento contenta, nuevamente salté en el Show Aéreo. La gente que me tomó fotos me hizo el favor de etiquetarme en facebook y tengo un album con muuuchas fotos y yo feliz porque tengo recuerdos pa contarle a mis nietos que su abuela aprendió esto netamente en El Salvador.  

Gracias a todas las personas por su apoyo, a los que me llegaron a ver, a los que me tomaron fotos, a mis amigos, familia y mi novio, a la fotoperiodista del periódico que se rebuscó para detallar la aventura, a mis camaradas de salto, a mi maestro Terezón!. A todos!

A embarcar, sábado 26, 12:00

Yo abordando
Sábado 26: 12:00 Federación y Comando de Fuerzas Especiales.

Secuencia de mi apertura a 3,500 pies. Saltamos a 10,000 pies.

Yo, llegando a la zona de aterrizaje militar.

Yo

Lista para frenar.

Yo aterrizando.

Mi novio y yo, el mejor momento.

Sábado 26, 16:00 horas.

Domingo 27, 13:00 horas, todos embarcados. 

Aterrizando en zona militar domingo 27, 13:00. El camarada, pequeño Luis, aparece observando.
Domingo 27
Aterrizando en Zona Civil, domingo 27


Aterrizando en la zona civil, domingo 27, 17:00 horas.
Yo en lista para aterrizar en la zona civil, domingo 27, 17:00 horas

Yo ya en tierra, domingo 27.
Caída libre con todos los poderes! Cielos Azules! Buenos saltos!

:)

1 comentario:

Ricardo Hernández Pereira dijo...

Qué bonito, Ingrid. Nunca he ido a esos shows. Espero el próximo año poder ir. Te felicito, todo esto es muy digno de vos.