miércoles, 4 de noviembre de 2009

Juana de Arco


El siguiente diálogo es real, sucedió aquí en el Ministerio de Hacienda hace algunos años, no puse el nombre del colega para no hacerlo pasar más vergüenza.

Una anécdota real:

Un colega dijo: - la Juana de Arco es Mexicana verdad?
Jorge dijo : - No jodás!!!! parece que la estas confundiendo con Sor Juana Inés de la Cruz!
Colega: - es que sí, ella es mexicana!
Yo: - estas confundiendo la Cruz con el Arco.
Todos: jajajaja.

Ni modo, parece que algunos profesionales confunden Austria con Australia… Suiza con Suecia… Esparta con Espartaco... well.

Ahora hablemos de Juana de Arco, la Doncella de Orleans.

Juana de Arco, ya hispanizado, pero su nombre según documentos de la época probablemente era Jehanne d´Arc, nació en Domrémy, 6 de enero de 1412 en el seno de una familia campesina cuando su país Francia estaba en el marco de la Guerra de los Cien Años, su fecha de nacimiento exacta se duda pero podría haber nacido entre 1407 y 1412. Muere en Ruán el día 30 de mayo de 1431.

Esta mujer me cae muy bien pese a que ella desde su infancia tuvo ciertas visiones o más bien alucinaciones con el Arcángel Miguel, Catalina de Alejandría y Margarita de Antioquía, santos de la Iglesia Católica Romana. Se suponía que ellos le hablaban y le decían que ella era la única persona que podía coronar al nuevo Rey de Francia (Vea la historia completa en wikipedia aquí.

No importa si esas voces eran esquizofrenia o no, lo importantes es lo que esta mujercita logró hacer a tan corta edad, con tan solo 17 años encabezó el ejército real francés, para una señorita en esa época era digno de admiración. Nadie se pone de acuerdo cómo era su nombre, hay muchos nombres y alias para ella, pero lo que en realidad hay detrás de esos términos es una mujer de un tipo muy especial, ella fue una guerrera que luchó tanto por su gente como por ideal de que el Delfin de Francia debía ser coronado Rey y lograr la expulsión de los Ingleses. Ella es uno de los personajes de la Guerra de los Cien Años, ella fue la primera que inició la última y victoria decisiva sobre los Ingleses y logró influir en sus soldados para lograr la expulsión de los ingleses y su dominio del continente.

Toda Europa hablaba de ella durante la época de su campaña, fue famosa por ser joven, hermosa, guerrera y por escuchar esas extrañas voces que le decían que luchara. Fue una mujer de acción, también religiosa y completamente incomprendida por muchos círculos de la época, ella es un caso excepcional así como fue la Reyna Boudicca, valiente. Si Juana de Arco no hubiera existido el rey no hubiera sido nada, era arrogante y una de las causas por las que la acusaron de herejía era para deshacerse de ella.

Ella fue apodada como la Doncella de Orleans o la Pucelle como aparece en todos los documentos que ella firmaba o que se hacía referencia a ella. Fue y será la heroína francesa que demostró su coraje en el campo de batalla.

Dicen los historiadores de la época que ella usaba una armadura como la de los hombres, una espada bendita por los Ángeles, un yelmo, un estandarte blanco con el símbolo de Dios y montaba un caballo blanco.

Convenció a Carlos VII de que expulsaría a los ingleses de Francia y éste le dio autoridad sobre su ejército en el sitio de Orleans, la batalla de Patay y otros enfrentamientos en 1429 y 1430.

Amiga y compañera de armas de Guilles de Rais, creo que la mayoría de personas saben quien fue este famoso soldado y después criminal, conozco una familia aquí en El Salvador que se precian de ser descendientes directos de este personaje, tal vez, quién sabe.


Leamos de Wikipedia:
Inmediatamente se levantado el sitio de Orleáns, Juana quiso conducir al Delfín Carlos a Reims para hacerlo consagrar como rey. Carlos, mal aconsejado, vaciló casi dos meses, y hasta cuando Juana tuvo la famosa victoria de Patay el 18 de junio contra Talbot, fué cuando se decidió a hacer el viaje para su coronación. Aunque el país entre el Loira y Reims, estaba en manos de los borgoñones, después de haber tomado a Troyes al paso, Carlos entraba el 16 de julio en Reims, y al siguiente día era consagrado en la catedral. Ya sabemos cuán grande era la importancia política y religiosa de esa ceremonia. En adelante, Carlos era indiscutiblemente como se lo decía Juana, “verdadero rey a quien debía pertenecer el reino de Francia”.

Ella y su ejército tuvieron muchas victorias sin interrupción, una de las más importantes fue la te Patay donde fue derrotado un cuerpo de ejército inglés, los franceses recuperaron las ciudades de Gien, Auxerre, Troyes, Chalons... y el miedosito Carlos VII fue ungido y coronado rey en la catedral de Reims y durante la ceremonia Juana estaba de pie, cerca del altar, con su famoso estandarte blanco que ella aseguraba que “las voces” le habían dicho que lo hiciera con ese diseño.

“Estas campañas revitalizaron la facción de Carlos VII durante la Guerra de los Cien Años y permitieron la coronación del monarca. Como recompensa, el rey eximió al pueblo natal de Juana de Domrémy del impuesto anual a la corona. Esta ley se mantuvo en vigor hasta hace aproximadamente cien años”.

“El Rey de Francia, celoso de la popularidad de Juana, se le ocurrió pactar una tregua con los ingleses. La joven, convencida de que esta tregua anulaba los esfuerzos y las victorias de su ejército, indignada, recomenzó la lucha con los pocos soldados que estaban de su parte”.

“En una emboscada fue capturada por los borgoñones y cayó prisionera en manos del conde de Luxemburgo, que la entregó a los ingleses por un rescate digno de un rey. Ahora había que demostrar que Juana era una bruja, para poder declarar a Carlos VII como usurpador, pues había llegado a ser rey gracias a “diabólicas maquinaciones de una hereje”. Sólo los jueces eclesiásticos tenían la autoridad de llevar a cabo este proceso. El obispo Cauchon se prestó para esta intriga política. La ilegalidad del proceso era tal que Juana de Arco rechazó la legitimidad y apeló al Papa”.

“La heroica joven, encerrada en una cárcel militar contra toda ley eclesiástica, no pudo hacer llegar su voz a Roma y sus enemigos triunfaron y la condenaron a la hoguera. Los clérigos la condenaron por herejía y el duque Juan de Bedford la quemó viva, el atroz suplicio tuvo lugar en Rouen el 30 de mayo de 1431. Juana tenía 19 años”.

Los actos del proceso fueron sometidos a revisión entre el 1450 y el 1456, y con la absolución de la imputada comenzó un irresistible desarrollo de veneración de la valiente Juana de Arco, por su fe pura y su genuino amor por la justicia y la verdad, llevados hasta el extremo sacrificio.

De todas las historias de mujeres medievales, la de Juana de Arco es sin duda la más extraordinaria e increíble: una joven, campesina y sin estudios, a la cabeza de un ejército derrota a un aguerrido ejército, derriba fortalezas, corona a un rey y termina en la hoguera. Y todo en cuestión de dos años.

Un acontecimiento unido a la historia de toda una Nación, coloreada con fuertes tintes patrióticos y místicos.

Popularmente, Juana de Arco es contemplada por muchas personas como una mujer notable: valiente, vigorosa y con una gran fe. Su fama se extendió inmediatamente después de su muerte: fue venerada por la Liga Católica en el siglo XVI y adoptada como símbolo cultural por los círculos patrióticos franceses desde el siglo XIX. Fue igualmente una inspiración para las fuerzas aliadas durante la Primera y la Segunda guerra mundial.

Aquí la letra de una canción en su honor de Tierra Santa:

Juana de Arco.
una mujer cambio de aspecto y fue a luchar
por defender su tierra
bajo estandartes de fe y religión
lucho sin tregua y con valor

en su interior hubo una voz que le guio
atraves de la batalla
y sin dudarlo su espada empuño
y la victoria dio a su dios

ahora se debe enfrentar a un juicio de hombres
que la quieren juzgar por decir que oye a dios

arderas en la hoguera
por defender a tu dios
y aunque las llamas te abracen la piel
nunca escucharan tu dolor

arderas en la hoguera
por defender a tu dios
y aunque las llamas te abracen la piel
nunca escucharan tu dolor

aunque su dios al final le falló
el tiempo le dio la razón
y su ceniza al cielo ascendió
entonces se pudo entender
la lucha de esta mujer

arderas en la hoguera
por defender a tu dios
y aunque las llamas te abracen la piel
nunca escucharan tu dolor

arderas en la hoguera
por defender a tu dios
y aunque las llamas te abracen la piel
nunca escucharan tu dolor


Mitos del Populacho Francés:

Hay diferente interrogantes, las puedes leer directamente en este sitio clik

Algunos chismes decían que era la hija bastarda de un noble, otros la asocian en plan de romance con algunos hombres y otras personas con la mente más exagerada la ponen como una lesbiana pero ella ni siquiera se enamoró, a su edad y la época en la que le tocó vivir la gente no era como ahora, pensaban diferente. El hecho de que Juana empuñara una espada o estuviera en el campo de batalla no le quita feminidad. Pero hay un chisme que me llamó mucho la atención y es el siguiente:

¿Juana de Arco escapó del fuego? No, no escapó!

Muchas impostoras aseguraron ser Juana de Arco después de su ejecución. La más satisfactoria de todas las impostoras fue una tal Claude des Armoises. Esta tipa según la historia fue soldado de la Guardia del Papa en Italia, luego ella se casó con el Caballero Robert des Armoises y aseguró ser Juana de Arco en 1436. Ella obtuvo el apoyo de los hermanos de Juana de Arco(Jean y Pierre) Increíble ¿no? Ella vivió haciéndose pasar por Juana hasta 1440, obteniendo regalos y subsidios provenientes de la nobleza, y todavía la muy impostora vivió en el Castillo de Charles hasta que un buen día tuvo que confesar la verdad ante el Rey Carlos VII durante los procesos reabiertos por el vaticano.

Una crónica de estado dice "In this year there came a young girl who said she was the Maid of France and played her role so well that many were duped by her, and especially the greatest nobles." Algunos autores modernos se esfuerzan por revivir la afirmación de que Juana de Arco no murió en el fuego si no que fue otra mujer sustituyó a la verdadera Juana el día de su ejecución, en otra palabras que otra jovencita murió en la hoguera en lugar de la De Arco. El parecido físico era extremo entre la original Juana y su impostora, los testigos confirmaron que aunque sí eran parecidas, Claude no era la persona que afirmaba ser, hicieron una serie de pruebas y Claude no las pasó, había numerosos testigos. Mucha gente asegura que Juana de Arco no fue quemada sino que otra mujer tomó su lugar, pero en realidad eso es imposible por la simple razón: ¿Por qué Cauchon y toda la gente interesada en aniquilar a Juana de Arco habrían dejarla ir? Ellos querían matarla así que es absurdo pensar que ellos mismos la liberaron.

Muchas teorías de este tipo fueron apareciendo después de la ejecución de la Dondella de Orleans, pero se demostró que sí fue quemada en la hoguera.

También decían que tenían el cadáver momificado de ella, pero ya está demostrado que no, que en realidad ese cuerpo es una momia egipcia, además hay documentos de la época que dice que sus cenizas fueron lanzadas a un río para que el pueblo olvidara la existencia de Juana de Arco.

=