lunes, 25 de mayo de 2009

Mi admiración por Hypatia, mártir de la ciencia.

Hay cosas que no se olvidan, tengo bien presente las enormes manos de mi abuelita, Ma Ozzy, se llama Rosita pero yo le digo Ma Ozzy porque cuando era niña yo no podía pronunciar bien la letra “r” y le comencé a decir así y nunca paré de decírselo, creo que a ella le gusta cuando le digo - Ma Ozzi!, luego le planto un beso en la frente y le doy un fuerte abrazo! Y ella para desquitarse el sobrenombre me dice Toty jajaja Ah! mi abuelita tanto que la adoro, mi viejita linda.

Continuando con el tema, comenzó en mí una etapa de amor a los números, aprendí bien rápido a sumar y restar, eso me lo enseñó mi Má Ozzy, la multiplicación y la división fue mi Papá Ben el que me mostró que no había complejidad en lo que parecía complejo y siento que pude ver la luz cuando vi las fracciones por primera vez, pero quizás nada se igualó a dar el gran paso entre la aburrida y básica aritmética a la divertida álgebra, recuerdo que lo único interesante que encontraba en la Aritmética de Baldor eran las historias a color que aparecían en cada principio de tema jajaja en realidad era lo único que me gustaba del libro de Aritmética! Insisto! Prefiero las variables algebraicas, en realidad los libros de Baldor son buenos, el punto es que en lo particular a mí me aburre la aritmética.

Las ilustraciones que traían los libros de Baldor me gustaban, la biografía que más me gustó, la encontré en el Álgebra de Baldor y fue la de Hypatia de Alejandría, aquí he pegado la imagen que aparece en el libro de Baldor. Hypatia, esa dama es digna de admirar, al igual que muchas mujeres librepensadoras, murió a pedradas por la puta sociedad de su época, así les pasa a los grandes, siempre hay un “hijoeputa” envidioso que les hace quedar mal frente a los demás, así como hicieron contra Los Templarios, Vlad Tepes, Juana de Arco, Erzebeth Bathory, etc. Los hicieron quedar como demoníacos o brujos y les dieron muerte por puras cuestiones político – religiosas de su tiempo. Aquí un pequeño resumen de datos recabados acerca de esta gran mujer:

Hablemos de Hypatia de Alejandría.

Según algunos historiadores Hypatia nació en Alejandría, Egipto en el año 370 D.C. y murió en el 415; según otros, nació en el 355 y murió en el 415 o 416 , Ibidem. Dado que su discípulo Sinesio de Cirene nació en torno a 375, el año correcto parece que fue 355. Nace en el marco del Egipto romano y avance del cristianismo.

Entre los historiadores no se ponen de acuerdo en diferentes aspectos de su vida, siendo uno de ellos el hecho de su estado civil, para algunos que nunca se casó, para otros era una mujer virgen, dato confirmado por la Suda, una enciclopedia bizantina del siglo XI, que sin embargo añade que fue "esposa de Isidoro el Filósofo".

Entonces, queda para la eternidad el misterio de si se casó o no, la verdad eso es irrelevante ante la magnificencia de su legado. Así como también no está claro el momento de su nacimiento, unos en el 370 D.C. mientras otros defienden que era una mujer mucho más vieja en el momento de su muerte (alrededor de 60), estableciendo que su nacimiento no fue en 370 si no que en el 355 D.C. Aunque Rafael, la pinta como una hermosa joven en su fresco La Escuela de Atenas, también C. W. Mitchell en su obra la representa como una jovencita. Hypatia era ya una señora de aproximadamente 60 años al momento de su muerte.

Hay un libro muy interesante llamado Hypatia of Alexandria, escrito por María Dzielska, profesora de Historia de Asentamientos Romanos en Jagiellonian University, en Cracovia. En el citado libro podes leer la vida de esta brillante mujer vista desde varias perspectivas.

Hypatia, según el Dictionary of Scientific Biography (1972), la presenta como la primera mujer de la historia que dio clases y escribió obras críticas sobre las matemáticas más avanzadas de su época. Si, Hypatia es la primera matemática en la historia de la humanidad de la que se tiene conocimiento a detalle. Sobresalió en los campos de filosofía, astronomía, matemática, llegó a ser líder de la Escuela Neoplatónica de Alejandría en los inicios del siglo V, era pagana y seguidora de las ideas pitagóricas.

Su padre fue Theón de Alejandría, un célebre matemático y astrónomo, muy apreciado por sus contemporáneos, que se supone dio clases en la Biblioteca del Serapeo, sucesora de la legendaria Gran Biblioteca.

Hypatia aprendió de su padre astronomía y matemáticas, además se educó en un ambiente académico y culto, desarrollando una enorme pasión por la búsqueda de lo desconocido.

De acuerdo a la Enciclopedia Suda, Hypatia hizo acertados comentarios acerca de la obra de Diofantos y de las Cónicas de Apolonio, ella impartió cátedra a gente de todas las religiones que llegaban de todas partes del mundo conocido (Europa, Asia y África), difundió las enseñanzas de Platón, Plotino y Aristóteles, escribió libros sobre astronomía, álgebra y geometría. Enseñó filosofía, matemáticas, mecánica y muchas ciencias más. Además de la filosofía y las matemáticas, se interesaba en la mecánica y la tecnología práctica.

En las cartas de Sinesio están incluidos sus diseños para varios instrumentos científicos, incluyendo un astrolabio plano, aunque sin embargo otras fuentes fechan este instrumento por lo menos un siglo antes. El astrolabio plano se usaba para medir la posición de las estrellas, los planetas y el Sol, y para calcular el tiempo y el signo ascendente del zodíaco.

Hypatia también desarrolló un aparato para destilación de agua, un instrumento para medir el nivel del agua, y un hidrómetro graduado de latón para determinar la gravedad específica de los líquidos (densidad).

Entre sus alumnos había cristianos como su alumno predilecto Sinesio de Cirene, obispo de Ptolemaida (409-13), perteneciente a una familia rica y poderosa, que mantuvo una gran amistad con su maestra. Este personaje dejó escrita mucha información sobre Hypatia, y es por medio de él que se conocen sus obras, aunque ninguna se haya conservado. En esta correspondencia se mencionan los nombres de varios alumnos de Hypatia que fueron condiscípulos suyos: el hermano menor y el tío de Sinesio, Alejandro, Herculiano, del que fue gran amigo, y al que consideraba "el mejor de los hombres", Olimpio, un rico terrateniente de Seleucia de Pireria amigo de Sinesio, Isión, íntimo de Sinesio, Herculiano y Olimpio, Hesiquio de Alejandría, gramático y gobernador de Libia Superior, y su hermano Eutropio, el sofista Atanasio, Gayo, pariente de Sinesio, el gramático Teodosio y el sacerdote Teotecno, y unos tales Pedro y Siro, además del futuro prefecto imperial de Egipto, Orestes. Se ha propuesto algunos otros nombres mencionados en las cartas de Sinesio, pero no hay pruebas de ello. En todo caso cabe indicar que sus alumnos fueron un grupo muy unido de aristócratas paganos y cristianos, algunos de los cuales desempeñaron altos cargos.

Citando a Sócrates Escolástico, historiador de la Iglesia en el siglo V, se refiere a ella de la siguiente manera: "Había una mujer en Alejandría que se llamaba Hypatia, hija del filósofo Theón, que logró tales alcances en literatura y ciencia, que sobrepasó en mucho a todos los filósofos de su propio tiempo. Habiendo sucedido a la escuela de Platón y Plotino, explicaba los principios de la filosofía a sus oyentes, muchos de los cuales venían de lejos para recibir su instrucción."

Esta notable dama de gran belleza, virtud y sabiduría, aparece por primera vez en la literatura europea en el siglo XVIII. Por aquellos días diferentes escritores la utilizan como instrumentos en las polémicas religiosas y filosóficas.

Alejandría era uno de los principales centros del cristianismo y la cabeza de la iglesia egipcia; los cristianos alejandrinos mostraron una creciente hostilidad contra la cultura pagana, sobre todo desde que el emperador Teodosio decretara el fin del paganismo, y en el 391 el Serapeo de Alejandría fue tomado y profanado por un grupo de cristianos instigados por el obispo Teófilo. Sin embargo, Hipatia siguió impartiendo sus enseñanzas hasta el 415, año en el que estalló una crisis entre Cirilo, obispo –sucesor de Teófilo- y patriarca de Alejandría, y el prefecto Orestes; tras un primer ataque al prefecto por parte de monjes del desierto, partidarios de Cirilo, uno de ellos fue ajusticiado, hecho que aprovechó el patriarca para proclamarlo mártir de la fe.

Según algunos historiadores Cirilo sentía envidia de Hypatia y en aquel tiempo empezó a correr entre los cristianos de Alejandría el rumor de que la causante de la discordia entre Cirilo y Orestes era la influyente Hypatia, amiga y consejera de su ex alumno y, presumiblemente, opuesta a los abusos del poder religioso.

En plena Cuaresma, un grupo de fanáticos despiadados y bajo los delirios del ayuno cuaresmal, dirigidos por un lector de nombre Pedro, ex alumno de Hypatia, se abalanzó sobre la filósofa mientras regresaba en carruaje a su casa, la golpearon y la arrastraron por toda la ciudad hasta llegar al Cesáreo, magno templo edificado por Augusto tras su victoria sobre Marco Antonio y convertido en catedral de Alejandría. Allí, tras desnudarla, la golpearon con tejas y le arrancaron la piel con conchas hasta descuartizarla, y sus restos fueron paseados en triunfo por la ciudad hasta llegar a un lugar denominado el Cinareo (por su nombre, se supone que un crematorio), donde los incineraron. Debía tener unos 60 años en el momento de su muerte.

Aquí otra parte del relato de Sócrates Escolástico, donde cuenta la forma brutal que fue asesinada:

"Todos los hombres la reverenciaban y admiraban por la singular modestia de su mente. Por lo cual había gran rencor y envidia en su contra, y porque conversaba a menudo con Orestes, y se contaba entre sus familiares, la gente la acusó de ser la causa de que Orestes y el obispo no se habían hecho amigos. Para decirlo en pocas palabras, algunos atolondrados, impetuosos y violentos cuyo capitán y guía era Pedro, un lector de esa iglesia, vieron a esa mujer cuando regresaba a su casa desde algún lado, la arrancaron de su carruaje; la arrastraron a la iglesia llamada Cesárea; la dejaron totalmente desnuda; le tasajearon la piel y las carnes con caracoles afilados, hasta que el aliento dejó su cuerpo; descuartizan su cuerpo; llevan los pedazos a un lugar llamado Cinaron y los queman hasta convertirlos en cenizas" (p. 308).

Aquí un Tributo para esta señora:



MI COMENTARIO:

Su erudición pagana era un estorbo para los círculos cristianos de Alejandría, especialmente para Cirilo o San Cirilo como lo llama inmerecidamente la Iglesia Católica, el crimen quedó impune.

Impactante la historia de esta gran señora de los números, Hypatia, la mujer que se merece el respeto de toda descendencia humana. Actualmente están rodando una película llamada Ágora bajo la dirección de Amenábar cuyo personaje principal es esta dama tan admirada, espero que la película pueda reflejar cuán grande fue la Señora de los Números.

AGORA, LA PELICULA.




Fuentes:
Hypatia of Alexandria, María Dzielska
Dictionary of Scientific Biography (1972)
http://en.wikipedia.org/wiki/Hypatia_of_Alexandria
http://thales.cica.es/rd/Recursos/rd97/Biografias/43-1-b-Hypatia.html
http://www.stoa.org/sol/

3 comentarios:

Sandra dijo...

A mí también me gustaban estas mini-biografías del álgebra, generalmente las leía cuando me quedaba nula tratando de resolver algún ejercicio. Nunca puse atención a la biografía de esta mujer, pero qué impresionante, gracias por compartirla.

Besitos <3

Rumana, the LadyTiger dijo...

De nada, esta mujer me inspira respeto, gracias por leer mi laaaaaaaaarrrrgo post!!!

Anónimo dijo...

Me paso lo mismo, me la pasaba leyendo todas las minibiografias cuando me atoraba en algo pero ella me llamo particularmente la atencion, tanto que apenas vi la pelicula se me vino a la mente y tu me aclaraste la pequenia duda de si era o no... Gracias!