domingo, 14 de mayo de 2017

Descanse en paz, tía Chabe.

Mi querida tía Isabel Magaña nos ha dejado, tenía 100 años de edad, era tía de mi abuelo Benedicto y la diferencia en edad sólo era poco más de 2 años. Mi abuelo, con su voz consternada me dijo: “creo que yo tenía 7 años porque aún no había muerto mi madre, era invierno y yo iba con mis papás por el camino de Los Lagartos a Los Ángeles y la Chabe iba con nosotros. El camino tenía cercos de espina de matial a los dos lados y cuando pasamos por el cementerio, de repente ella comenzó a decir que era más rápida que yo, me dijo que porqué no hacíamos una carrera por la calle y le dije que sí. Ella comenzó a correr, la alcancé chapaleando por todos los charcos mientras ella corría por la parte seca, creí que yo iba adelante, luego ella me dejó atrás y me ganó. Ve, ahora, qué tristeza, la Chabe se me volvió adelantar”.
En el cantón hay un sitio en el río, llamado ‘la poza de las Magaña’ porque allí cerca vivían mis bellísimas tías, el nombre ha perdurado por muchas décadas, tía Chabe fue la más longeva de sus hermanas, y así como el nombre en la poza, su historia permanecerá con nosotros, queda en la memoria del agua y la roca, así como en aquellos días.
Nuestro más sentido pésame a mis tíos, primos y sobrinos y a toda la gente que conocieron las inmensas virtudes de mi tía. La recordaré cantando, como solía hacerlo, sé que hoy canta alegre entre las estrellas, fue una mujer de luz. No hay palabras para poder expresar el dolor de su partida, hay consuelos que solo vienen a gotas sobre las alas del tiempo.
Un abrazo fortísimo y prolongado, familia. Descanse en paz tía Chabe.

No hay comentarios: