lunes, 23 de enero de 2017

Mi agenda desde hace un año

Pido una disculpa por no escribir a menudo, lo que ocurre es que tengo un montón de tareas hogareñas que hacer cuando salgo de mi empleo y doy clases para tener ingresos extra.

Todos los días me levanto a las 4:00 am. He tenido que hacer un horario espeluznantemente estricto para poder dormir 6 o 7 horas. Querido lector, no lo culpo si no desea continuar con este post y me disculpo si algo sonará con un tono estrambótico.

4:00 suena la alarma, y yo, toda atarantada, me levanto a calentar el atol, el desayuno, pongo la cafetera y pongo agua en la cocina con la que voy a bañar a mis abuelitos, en todo lo que se pone tibia, saco las nicas de mis abuelitos y las lavo, sí, las nicas, ellos son a la vieja usanza campirana, detestan los pañales y solo se dejan poner un pamper en raras excepciones o cuandonestán muy mal de salud, si se los pongo se lo quitan y me hacen huelga contra la pared más cercana. simplemente, no les gusta. El tiempo de lavado de las nicas es directamente proporcional al estado de salud de mis abuelitos, y no, no uso guantes desechables, es mejor la lejía, no perdona.

Luego lavo y cambio el huacal donde mi abuelito lava sus hermosas manos a la hora del almuerzo y lo dejo en la mesita de siempre, él ya no camina, solo puede sentarse a la orilla de la cama, si levanta de allí es con ayuda debido a su estado de salud.

Levanto a mi abuelito y lo pongo en la silla de ruedas que me ha prestado una bella familia que son del cantón donde crecí. Mi casa es pequeña y tiene una grada donde me es dificil bajar a mi abuelito (97 años) debido a la cirugía de mi pierna, no aguanto mucho y debo bajar y subir de un modo que no me duela tanto. Voy por el agua tibia y la mezclo en cubetas con agua fresca y lo baño bien, lo seco, lo llevo a su cuarto, lo visto y le doy una taza de atol calientito. Luego baño a mi abuela (88 años), ella sí camina con ayuda de andadera que Jeanet me prestó. Ella sí se puede secar solita y le doy la ropa, en lo que ella se pone su ropa, yo cambio la ropa de cama. Pongo 5 litros agua en el recipiente que servirá para que tomen durante el día. Doy los medicamentos que toman a esa hora de la mañana.
Hago limpieza en el cuarto de mis abuelitos.

Luego sirvo desayuno, después salgo corriendo a bañarme y cambiarme para ir a la oficina. Lo que más tiempo me quita es maquillarme los ojos, estoy usando sombras oscuras porque así no se me nota que los ojos me amanecen inflamados cuando retengo líquidos o por el cansancio, no he tenido tiempo de ir al chequeo de mi único riñón. Hoy cometí el error de maquillar mis ojos con color morado pensando que me vería bien, al contrario, la migraña que me dio hoy se notó más por ese color y todo mundo me dijo que me veía enferma y cansada. La solución es no maquillarme y dormir 15 minutos más!

Luego salgo corriendo para la parada de buses, si no, llego tarde a mi empleo. Ahora había mucho tráfico, aunque salí temprano, tuve marcación 15 minutos tarde.

Es de importante mencionar que durante el día, mi novio se queda cuidando a mis abuelitos, los atiende, les da el almuerzo que dejo listo o él lo cocina. Hace la limpieza del resto de la casa. Es un gran hombre, no cualquiera comprende a su novia y le ayuda de la forma que él lo hace, lo amo!

Estando yo en mi trabajo, como los panes que mi novio me prepara para desayunar y almorzar, hago mis labores, cumplo mis asignaciones, tengo la fortuna de salir a las a buena hora. El pelo en la sopa es un colega poco hombre que siempre me ha difamado, yo ya lo había perdonado, pero allí está, lo sigue haciendo desde hace 9 años, cada vez que llega personal nuevo, vuelve a joder con lo mismo. Tengo mucha paciencia, lo soporto todos los días, pero un día de tantos me va a aburrir.

Siguiendo con la agenda, mi novio llega por mí y vuelvo a casa a lavar las nicas nuevamente, el huacal, nuevamente a hacer la limpieza del cuarto de mis abuelitos, a meter la ropa en la lavadora (no sé qué sería de mi sin lavadora), tender la ropa a favor de viento. Mientras mi novio hace la cena, hace el atol. Luego yo sirvo la cena, lavo los platos que salieron, compro el pan y luego doy a mis abuelitos la dosis de los medicamentos nocturnos y hago la curación de la úlcera que tiene mi abuela en su pierna, tomo su presión arterial, aplico las nebulizaciones a mi abuelo y cuando les receta inyección el médico, pues se las aplico. Luego ceno rápido.

19:00 horas me siento a transcribir los trabajos extra o a revisar tareas de los niños que tengo de alumnos de matemática vía internet, o si no, los alumnos que viven cerca vienen a mi casa a su hora de refuerzo. A las 21:00 o 22:00 caigo muerta, digo, dormida, hasta las 4:00 y volver a la misma rutina, como Sísifo.

El fin de semana paso en casa, hago las mismas cosas con ciertas variantes, sábado hago todas los trabajos extra o doy clases de matemática, domingo he comenzado a ir al dojo de ninjutsu para prepararnos para dar las clases que pronto se van a inaugurar. No se cómo le haré con el tiempo cuando tenga el horario para dar el entrenamiento, tampoco sé si mi salud seguirá soportanto tanta tarea. Ojalá que en esos días yo ya pueda pagar una empleada por horas, que llegue en la tarde, lo malo es que nadie quiere lavar nicas, si lo hacen cobran caro y yo les doy la razón, a veces ni los parientes lo quieren hacer. Mi novio me apoya, aparte músico de profesión es intructor de karate shotokan y también le toca muy cansado. Aquí no pagan bien a los músicos ni a los artistas marciales. La economía está dura.

Yo agradezco tener a mis abuelos, ellos son mi motor para seguir luchando, agradezco tener a mi novio, es "mi paz en tiempos de guerra" (frase de Troya, la película), agradezco a la gente que me quiere y a toda persona que de una u otra forma me ha tendido su mano.

Hoy no tengo que transcribir ningún documento ni daré clase, por eso tuve tiempo de escribir todo esto, luego me dispongo a ver los videos de clases francés del profesor peruano, Nelson. Gracias a usted, si logró leer la mitad de estas cosas, aunque sé que no leerá esta parte jaja. Gracias infinitas si leyó hasta aquí.
Cada día mi corazón es más fuerte, aunque mi organismo se debilite, sé que voy a salir adelante.

Un abrazo, que yo necesito otro de vuelta.