jueves, 31 de mayo de 2012

Así se debe contestar el teléfono en casa.

Claro, te llaman y te chingan por todo. Los bancos me marcan a horas que la ley prohibe que te cobren, domingo a las 7 am me marca el personal de HSBC. Menos mal que a esa hora yo hasta ya he servido el desayuno a mis abuelitos y estoy terminado mi cafecito, no me despiertan, pero en el caso que alguien esté bien dormido en domingo, eso sí que cae mal. 


Normalmente me siento muy preocupada por miles de cosas. Que la comida debe estar cocinada a la hora, que la limpieza de la casa, todo el oficio, mi trabajo en la oficina, los recibos que pagar, las deudas con los bancos, que no hay pisto. Son cosas que por ratos me desespera que no puedo solucionar pero hay personas que tiene problemas que sí son problemas. Recuerdo que hace año y medio, estos días eran terribles, mi hermana estaba en hemodialisis y yo ya no tenía dinero para pagarlas, el Hospital Rosales nos regalaba una y la otra debía rebuscarme para poder pagarla en una clinica privada que tambien nos hacía gran descuento, esos fueron tiempos terribles. Yo ni cama tenía, dormía en el sofá porque recientemente me había llevado a mis abuelos a vivir conmigo y como solo una cama tenía, en esa les correspondía dormir a los dos viejecitos lindos. 

Las cosas han mejorado en lo emocional porque ya la presión de la enfermedad de mi hermana ha terminado, ahora al menos duermo un poco más. Así que no debo preocuparme por deudas porque la situación podría estar peor que antes, ahora lo que me preocupa es el pago de la universidad de mi hermana, espero que este sea su último año y no toque que repita alguna práctica el proximo año porque significa que el sacrificio continúa. Ando algo frustrada por que no me queda tiempo de entrenar Ninjutsu ya que salgo corriendo de mi trabajo a la casa a hacer oficio ya que billete para pagar una muchacha que me ayude, no hay.

Estas experiencias me han servido para crecer y fortalecerme recuerdo que hace 7 años yo me podía ir de compras y seleccionar la ropa que me gustaba y me la compraba sin problemas, ahora, visto zapatos y ropa de segunda que me regalan mis colegas del trabajo, así es la vida, hay ocasiones en que se debe entender que hay que hacerle huevos a las experiencias, pero sinceramente, ya me siento cansada de taantas cosas que me han pasado, no se porqué mi vida ha sido demasiado intensa en todos los sentidos, deseo una etapa de calma y descanso, pero creo que solo la muerte será ese descanso, porque la vida es dinámica. A veces siento que me decaigo por cosas normales pero agarro ánimo cuando veo los ejemplos de personas que luchan frente a adversidades muy complicadas y salen adelante, esa gente me inspira a no ahuevarme por cosas normales, sólo que no niego que a veces me pongo decaída.

Alguien me dijo en el trabajo que yo solo cosas que a nadie le importan pongo en este blog, y si, es verdad, pero a mí sí me importan y me siento desahogada cuando lo escribo. Y como siempre he dicho, el que no me quiera leer, que no me lea.

Pues en el amor, estoy enamorada de mi Eduardo. Ya tenemos el año de andar de pololos. Yo lo amo,  él me ama y quiero una familia con él, quiero tener a sus hijos, ya es hora de hacer mi prole. También quiero que mis abuelitos logren conocer a sus bisnietos, ya están bien viejecitos y paso con temor todos los días que se me enfermen. Mi novio es una persona maravillosa y espero hacerlo feliz, porque él merece ser feliz, pero a veces siento que lo atribulo con todos mis problemas y eso me hace sentir triste.

Hay otra cosa que me abate, a mi edad, no tengo hijos y yo siempre quise tener y nunca anduve evitando. La vida es injusta porque le da hijos a mujeres que no quieren tenerlos y a mí que siempre he deseado tenerlos no he podido, hace casi 5 años murió en mi panza mi bebé que me había costado concebir, era mi hija en quien puse mi esperanza y empeño, pero murió, nunca vio la luz del sol ni la maldad humana. Ella hubiera tenido un mal padre, era un tipo de quien yo me había enamorado y que no merecía mi dedicación, pero así se aprende, a golpes. La muerte de mi niña fue una profunda tristeza que hasta el sol de hoy me sigue doliendo. 

Me dice una amiga que para qué quieres hijos si estoy mal económicamente, a lo que respondí que si espero a tener billete entonces no voy a ser mamá y es más fácil que me muera a que me encuentre estable. Además yo soy guerrera y como sea voy a rebuscarme para mantener a mis hijos cuando los tenga porque si he logrado sostener a mi grupo familiar cómo no voy a luchar por mis hijos y si  quiero criar a mis hijos en pareja, es decir tener mi familia completa, papa, mama, hijos. Así deseo que sea. Porque criarse sin padre es duro, cuando mi padre fue asesinado fue un golpe muy fuerte para nosotras, nos quedamos solas. Mi abuelo Benedicto, muy generoso y lleno de amor, asumió el mando como papá y nos crió, alimentó, orientó y cuidó, sin embargo, la silla de mi padre sigue esperando su regreso.

Yo no soy religiosa ni crédula, pero sí me quiero casar con Eduardo y quiero casarme en el aire, en  caída libre o al menos, llegar en paracaídas a mi boda. Cómo una pareja está compuesta de dos  personas voy a esperar qué más me depara la vida, una cosa es lo que yo quiera y otra es lo que la pareja quiera, la idea es llegar a un fin común. Porque el que se impone, la caga.

Quiero ser feliz lo más que pueda, merezco ser feliz. y por eso disfruto cada momentito  en que me siento feliz porque la felicidad no es una meta sino un camino donde vamos recogiendo felicidad como rosas a la orilla de la vereda, no es duradera pero es linda la felcidad, dura ratitos, pero hay. Creo que en la vida la serenidad es la que debe ser una constante, porque si uno está sereno, tiene paz y nada te puede hacer más feliz que la paz y el amor.

Hablando una cosa por otra, que cagadal con eso del nuevo precio de las tarjetas de circulación que nuestro gobierno quiere destinar para pagarle el seguro de daños a los buseros irresponsables, me niego a pagar las cagadas de otros, si un busero choca debe tener los huevos de ser responsable, cuando yo la riego yo asumo mi responsabilidad y no ando con que mire yo soy una blanca calandria.

Bueno, nos leemos otro día.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Sabes comadre muchas veces tomamos responsabilidades que no nos corresponden, pero si no somos nosotras quien, lo economico va y viene, si no pues a seguir vendiendo pays, galletas o incluso gelatinas, a vender zapatos de catalogo, lo que se te ocurra para sacar el extra que necesitas, la recompensa sabes que la tienes, muchas veces aun cuando amamos a nuestra familia y hacemos algunas cosas por ellos, sabes bien que tambien lo hacemos por nosotros mismos, para no sentir un día el "hubiera", duele crecer, pero es necesario seguir en el camino.

Que todas tus metas se cumplan.

Saludos y un abrazo :D

Anónimo dijo...

Anda extraña tu cajita para dejar comentarios, como que Anonimo??? no me permite firmar con mi nombre? raro muy raro. Saludos. Atte. Angel www.alromperlaburbuja.blogspot.com