jueves, 19 de agosto de 2010

Que raro.


Soñé que estaba en un lugar con muchos amigos. De repente entró el compañero que murió hace unos días, el chero con quien nunca me disculpé por enojarme por gusto. Soñé que yo estaba sentada tomando algo, que él llegó y me saludó con un amistoso aprentón de manos y luego se fue. Una de dos, o su espíritu aceptó las disculpas ofrecidas después de su muerte o mi cerebro lo proyectó de esa forma para conformarme y creer que me disculpó. Ah las marañas de la mente! tan insondables! llenas de enigmas que no se podrán resolver, al menos no todavía.

Porqué será que cuando se sueña, sólo se recuerda el final o la parte media del sueño, nunca el principio.



=)

2 comentarios:

Ricardo dijo...

Yo soñé que estabas acompañandome con unos amigos míos en un bar y que dentro de unos minutos comenzaría un partido del barça. Todavía no logro relacionar el por qué de vos y ellos en mi sueño, pero qué casualidad cuando entro y leo algo de un sueño aquí.
:P
Un abrazo

Ángel dijo...

Recuerdo que en alguna parte lei, que cuando despiertes, te quedes inmovil un segundo y se graba el sueño, no se si funcione, pero es extraño que algunos sueños sean recordados y otros no.

Sea lo que sea este sueño por lo menos puedes interpretarlo y te puede dar paz por lo sucedido.

Saludos y buen fin de semana.