martes, 1 de junio de 2010

Lluvia, ceniza, odisea y ancabronamientos.

-->
Mi abuelita sigue en el hospital, ya tiene un mes de estar allí y aún no le hacen la siguiente operación. Mi hermana está con bronquitis a causa del clima, mi abuelito está aburrido de la jungla de concreto. Yo me corté el pelo el jueves de la semana anterior, ahora sí lo ando bien pegadito a la nuca, me siento como gallina "filipina".

Les contaré lo del fin de semana, aquí va la historia. El sábado 29 hubiera publicado un post importante de una vivencia personal que ocurrió hace 5 años, pero, el destino no quería que hablara de eso porque después de haber pasado el viernes preparando el relato, inexplicablemente se borró. Eso significa que no convenía recordar esos malos tiempos. Ahora sí, hay va lo del fin de semana.

Viaje de Sanación, Antigua Guatemala:


El fin de semana, previo permiso y consentimiento de mis abuelos, mamá y hermana, fui a Antigua Guatemala. El viaje ya estaba previsto desde hacía varias semanas y por eso no cambiamos la fecha pese a la erupción del Pacaya y a la tormenta Agatha, además pensamos que “teníamos que hacerle huevos”. Los motivos del viaje me los voy a reservar por tener connotaciones místico – espirituales – milagrosas . Nos fuimos por tierra, salimos por la frontera La Hachadura, bajo un gran caudal lluvioso, llegamos al mediodía.

Al pasar Escuintla, los ríos estaban ultra caudalosos, llenos de piedras, árboles y los puentes se veían débiles. El camino desde ciudad Vieja hasta Antigua Guatemala estaba inundado. Todavía no entiendo cómo es que el carrito en el que íbamos no se apagó. Allí comenzó la odisea en una calle llena de agua durante un tramo de 5 kms aproximadamente. De pronto, vi a una mujer conduciendo una motocicleta automática en la misma dirección que nosotros íbamos, en Guatemala es común que las mujeres conduzcan motos a diferencia de aquí que son poquísimas las mujeres que sí lo hacen. Cuando, de repente, la correntada gigantesca sacó a la mujer del carril, vi su rostro lleno de angustia al ver que no podía sacar la moto del cauce del agua, ella volvía a ver hacia todos lados esperando a que alguien la ayudara, nadie, pero nadie, ningún hombre se quiso bajar a ayudarla.
En ese momento pensé “si yo fuera ella, desearía que alguien me apoyara”. Entonces, sin andarlo pensando tanto, me bajé del carro e ingresé a la correntada, era tan fuerte el caudal que me costaba avanzar por la fuerza, como pude llegué hasta donde ella estaba y vi su rostro con una leve expresión de alivio, le dije “saquemos tu moto de aquí” y entre las dos comenzamos a intentar mover la moto, se había atascado en algo y el agua nos seguía empujando con fuerza.
Cuando escuché la voz de un hombre y dijo algo que no le entendí por el ruido de la lluvia, el acento chapín y el ruido de la correntada. Vino ese hombre y movió fácilmente la moto, salimos de la correntada ultra mojadas y con lodo en todo el cuerpo, regresé al carro con un frío de los diablos. Y me sentí triste por no haber tenido la fuerza suficiente de mover la moto y sacarla del hoyo donde estaba atascada, si ese hombre no se hubiera bajado nunca habríamos podido mover la moto. Pero, peor hubiera sido quedarme sólo viendo y no hacer nada. Al menos, le dio vergüenza al único caballero que estaba cerca y se bajó a ayudar, porque los demás… tenían más de caballos y menos de “lleros” porque les valió verga ver a la mujer motociclista en peligro.

Las calles de Antigua estaban solas por completo, todos los bares estaban cerrados pero lo bueno es que sí habían lugares para poder comer y eso era lo importante. Se fue la energía eléctrica y como buena comando no me faltan los implementos para hacer fuego, pero no fue necesario porque en el lugar donde tenía previsto dormir habían puesto velas. Conocí a una noruega buena onda, es médico y estaba allí para colaborar con las comunidades afectadas por el Pacaya y se topó con la tormenta allí.

Fue terrible para la gente que vive en los alrededores del Altiplano Chapín, perdieron sus casas, sus pertenencias y lamentablemente perdieron la vida muchas personas.

El domingo dejó de llover y pude ir a donde iba, a cumplir mi misión.

Hasta aproveché preguntar que si el mito difundido en los 80 por la comunidad local de protestantes decía acerca de que en un convento de monjas en Antigua, habían encontrado un túnel que conectaba con un seminario de curas y que en su interior habían encontrado cadáveres de niños los cuales eran hijos de las relaciones a hurtadillas de los religiosos. Dicen que no es cierto, es un MITO.

Al decirles protestantes no lo hago con sentido de favoritismo hacia los católicos, uso el término porque así se conoce históricamente ese suceso en 1517. A mí los dos bandos me caen regularmente mal y no comparto muchas cosas de su fe, pero pese a que no comparto muchos dogmas, creo en algunos conceptos e ideas que sean racionales. Pero eso no quiere decir que no me interese conocer acerca del Hermano Pedro de Betancourt que está enterrado en una iglesia de Antigua Guatemala, dicen que es milagroso, que cura a los enfermos, otro mito. Vamos a ver si es cierto y cura a mi hermana.

A propósito, Lutero criticaba la tremenda estafa con lo de la venta de indulgencias por parte de la ICAR y si ahora, él viera que la gente usa sus fundamentos y su misma biblia para cobrar diezmos y hacer un gran circo y aparte de la vida circense, hacer un GRAN negocio en nombre de una versión de Jesucristo que solo ellos pueden creer, estoy más que segura que Lutero se encabronaría tanto que terminara clavándoles sus 95 tesis en la puerta de cada templo de las diferentes denominaciones cristianas evangélicas de América Latina, así como un día lo hizo en una Iglesia católica. Bueno, ese es otro tema. Otro día hablaré de lo mal que me cae que la gente me quiera evangelizar independientemente de su corriente religiosa, creeré y seguiré hasta que llegue el momento del “despertar espiritual”, si es que llega.

Continuando con la odisea, salimos de regreso a las 14 horas, la calle entre Antigua y Ciudad Vieja estaba cerrada por los estragos de la tormenta, nos desviamos, fuimos a dar con que la calle a Escuintla estaba cerrada porque habían puentes destruidos. Nos regresamos a Antigua para ir a salir por la calle de Barberena, al llegar allí también estaba cerrado, cambiamos a la calle que pasa por San Cristóbal y nos fuimos para Ciudad de Guatemala, costó llegar pero llegamos, estando allí tomamos la Roosevelt y comenzó el retorno hacia nuestra tierra en medio de derrumbes, ceniza volcánica, lluvia y neblina. Pasamos por un lugar donde es conocido que asaltan a la gente, pasamos por el lugar donde quemaron vivos a los diputados salvadoreños hace tres años. Y yo venía pensando “a la gran puta, ¿por qué diablos no ando armada?” aja, simón, como que pudiera hacer algo contra un par de Tavor que me pudieran estar disparando jaja. Al fin llegamos a la frontera Las Chinamas. Eran las 19:06. Me sentí feliz después de agotar el plan A, el B, el C, el D y al final el plan E funcionó.

Cuando veníamos, pasamos por Quezaltepeque, y me acordé que el Papito mi Ex Rey, mi ex Arcángel se fue a vivir allí con la &“$%&# esposa, y cada colonia que pasaba me preguntaba “allí debe de vivir, ¿la mujer ya le habrá hecho su cena?” pero luego me auto corregí porque no tengo que estar pensando en alguien que pudo quedarse en mi vida y no tuvo valor de hacerlo, alguien que de seguro hasta el OPES Wedding le llevó a la tipa cuando se casaron. Así que no, fuera de mi mente y de mi corazón. Y que él sea feliz con su decisión de atarse toda la vida a esa mujer, que sean felices, si es que pueden.

Llegamos a San Salvador a las 20:48; me sentí feliz!!! fue un viaje extremo.

ENCABRONAMIENTOS, LUNES 31 DE MAYO (note usted el tono alterado e histérico en mi relato)

Gente Abusiva (Parte I).
Ahora bien, fíjense que tal esta mierda. El viernes, se suponía que mi carro estaría en el taller mientras yo andaba en mi viaje por Antigua Guatemala. Pero, mi carro en lugar de estar en el taller, el sábado fue visto parqueado en la Gran Vía!!!! ¿Qué tal esta mierda? Dicen los testigos oculares de los hechos que dos cabrones andaban mi carro en pleno paseo nocturno por el centro comercial. Alguien me hizo el favor de dejarle una servilleta en el parabrisas y por eso supe que algo había pasado. Mala onda, yo que a nadie le ando agarrando las mierdas, pero ni a mi familia!!!! eso es un abuso! El carro tenía que estar en el taller y no tenía nadie por qué agarrar mi guarolita y andar jodiendo.

Ya tuve que arreglar ese problemita. Y para variar, no era el mecánico quien andaba mi carro, si no, el chero que me recomendó al mecánico, un conocido de la familia. Nooooo, esa mierda no se hace. El dicho popular dice “Das la mano y te agarran el codo” pero, mi abuelo dice “das la uña y te apretan los huevos”.

Estoy indignada, ofendida y encabronada. Al menos, el chero de la familia, pagó el mantenimiento que le hicieron al carro, pero a saber a donde más anduvo con mi carro, porque estaba súper polvoso como si mi carro hubiera estado enterrado, la tijera anda haciendo ruido y una llanta está golpeada. Vale verga con la gente. Yo no voy a la Gran Vía y esta gente andaba paseando en mi tanque felino, quizás taloniando alguna vieja andaban en mi carro. ¿A cuenta de qué anda jodiendo en mi carro? Si es solo un chero de la familia y más chero de mi hermana que mío. Y por eso estoy molesta, porque yo no le presto el carro, la pistola y el novio a nadie. La única persona a quien yo le pedía que manejara mi ex pick up y mi tanque felino era a Manuel y a Elmer, pero Elmer fue mi novio por 10 años y yo sí confío en él.

Gente Abusiva (parte II).

Le presté mi lap top a mi compañero de trabajo y socio de iguanas (Iguana: Suele llamarse así a un trabajo extra del área informática que se realiza fines de semana o en tu casa después de horas laborales). Entonces, pasaba el tiempo y el muy pendejo no me devolvía nunca mi lap top, le pregunté qué putas pasaba y me decía el muy cerote que se le había arruinado algo y que la estaba reparando. Hasta ayer me sale diciendo que lo que pasó es que el tipo que le estaba arreglando mi portátil se dio a la fuga y se fue a instalar un negocio en el departamento de San Vicente!!!! Yo emputadisima le dije que quiero esa lap top o si no, sabrá quién soy yo, y no bromeo cuando me encabrono. Pero eso no es lo peor, otra persona me contó que el muy hijo de puta en realidad no estaba ocupando mi lap top sino que en una falta de dinero la fue a empeñar a una casa de prestamistas y como no alcanzó a pagarla a tiempo, la perdió. Pues pronto perderá los huevos también si no me la paga, le he dado unos cuantos días de “gracia” antes de que lo convierta en eunuco.

No doy más detalles de cómo procederé, hasta que esté cantando victoria.

Ya tengo a estos dos en jabón. Y esto, no se va a quedar así.

3 comentarios:

Herberth Cea dijo...

Le hubieras hecho un Attack Trueno! al tipo.Ya verás It's super effective!
Yo te puedo ayudar, y les hago un Aurora Beam. Los tipos son de agua.

Ángel dijo...

Comadre, dicen que es muy bueno sacar el estress golpeando una pared o deshaciendo un edificio, ahora bien, como algunas veces me da ese estress cabroncisimo, que te parece si me invitas y te ayudo y me ayudas, me llevo unas botitas con punta de acero y unas buenas patadas y asi dos pajaros de un tiro, tu ves el espectaculo y yo me quito el stress, ja, ja :D

Gente rara y abusiva

Anónimo dijo...

Estaba leyedo tu entrada de Mayo-31 y Jun-01, me parecio muy divertido la forma como la contas, leyendo tu blog no pense que fueras vos la que escribistes esa anecdota. Muy buena, bien Salvadorena. arriba los guanacos, somos unicos.