miércoles, 23 de junio de 2010

Indignante.

A estas alturas ya todos sabemos la barbarie que hicieron los pandilleros la noche del domingo. Los muy hijos de puta le dieron fuego a una buseta con toda la gente adentro, murieron 11 personas en el momento y otros 4 en el hospital, entre las víctimas estaba una niña de año y medio. También acribillaron otro bus con sus pasajeros, ambos vehículos de la misma ruta.

Aquí los link con las noticias.
Matanza, queman bus con pasajeros
Relato de una testigo
Muere la 15ª víctima del ataque a bus.


El lunes, cuando me enteré de la terrible noticia, pensé que se trataba de una desgracia ocurrida en otro país, pero no, la masacre fue aquí. Me pregunto ¿porqué putas nos seguimos dejando de estos malparidos?, ojos por ojo y diente por diente.

Pues vergón! Démosle fuego a esos hijos de puta! lo malo es que si un ciudadano hace justicia por su cuenta, luego aparecen los choleros de los abogados, jueces y representantes de los derechos humanos hablando toda cantidad de mierda diciendo que pobrecitos los mareros, que los niños aquí, que los niños allá, que se les violentaron sus derechos humanos, que el uno, que el otro, que pobrecitos que alguien vino y los aruñó.

Hace algunos años salía la ridícula de la ex Procuradora para la Defensa de los Derechos Humanos, la Metiche, diciendo que pobrecitos, que los niños, que son humanos. Pues no, ni mierda! Esos cerotes no son internos de un colegio de señoritas, son unos malditos asesinos.

Y por decirlo así no son humanos, son una raza aparte, pero ni SUB-HUMANA podría ser su especie. Y no les llamo animales porque eso sería ofender severamente al Dominio Eukarya, y que, por ningún lado del Código Internacional de Nomenclatura Zoológica, les encuentro clasificación a estos malditos hijos de puta.

Mi humilde opinión:

Que hagan lo que en enero pasado propuso el General Munguía Payés: que nuestra República Soberana decrete Estado de Excepción. En enero, los diputados ni caso le hicieron al General cuando propuso esta medida. Y ahora que ha ocurrido esta desgracia bien que están hablando pupú.

Pienso que deben darle el poder a la Fuerza Armada, olvidarse de los putos Derechos Humanos y hacer una limpieza social, sitiar colonias donde se sabe que hay malandros, un dispositivo militar de casa en casa sacando a todos los malditos sin que se escape ninguno y luego… imagínese usted, nadie los va a extrañar. Ah bueno, sí, ya sé quiénes los van a extrañar, sus mamás y sus mujeres, las muy tontas van a lloriquear diciendo que ellos no se metían con nadie y que son buenos niños y que es mentira que son asesinos. Nadie los quiere, ni Dios ni el Diablo.

Solución Surrealista:

Si tan sólo se pudieran resucitar a los muertos, sería bueno traer desde el Hades a Maximiliano Hernández Martínez, en unos 15 días se acabaría a todos esos cerotes, y que también resucite con la Benemérita Guardia Nacional. Y si fuera posible también resucitar al legendario Voivoda de Valaquia, Vladislavs Basarab III “Drakulya”, para que nos de ideas de cómo empalar a todo ese vergo de malandros hijos de tres mil putas.

¿Quién tiene la culpa?

En parte los tatas por no montarles verga a los hijos cuando comienzan con mierdas, por no educarlos, por no hacerles rigor. Debería de haber una pena por el delito de “negligencia en la orientación y guía de los hijos hacia una buena conducta social ”, falta grave por no enseñarle a distinguir el bien y el mal.

La otra parte de la culpa la tienen las leyes mierdas que dejan tantos vacíos y al ratito los delincuentes andan libres, los que nunca arreglan las leyes, los jueces cobardes que dejan salir a los asesinos por miedo a que les quiebren el culo, los abogados choleros “come mierda” que deciden defender a semejantes clientes.

En las escuelas, los profesores no pueden educar como antes porque si lo hacen, llegan las mamás de los monos malcriados a defenderlos y a agredir a los profesores. Y ve lo que ocurrió hace unos meses, tres maestros fueron asesinados. Ya no hay respeto, en el pasado, los profesores tenían toda la razón y su palabra era extremadamente respetada por los alumnos y por los padres de familia, ahora, es todo lo contrario.

En Guatemala queman a los malvados, en Honduras también, pero aquí, queman a los honrados.

Las víctimas lloraban por ayuda.
¿Dónde estaba Dios que no escuchó los gritos?

El repudio y la condena para este acto de crueldad.

Esta desgracia me recuerda las masacres durante la guerra civil. Mozote, nunca más.


3 comentarios:

Anónimo dijo...

Comparto tu ira, en lo personal como cristiano estoy a favor de la crusificción pública, para el anatema que con sangre inocente ha llenado su copa hasta revalsarla.
Fenixx Negro

Anónimo dijo...

Creo que no hay que pensar con tanta tripa, y pensarlo conmás detenimiento y cabeza fría. Te invito a que leas este post, curiosamente o no, tienen elementos en común. http://quejoder.wordpress.com/2010/06/24/de-la-reflexion-en-tiempos-irreflexivos/

Rumana, the LadyTiger dijo...

Voy a pensar como me parezca mejor, mi estimado. Por eso dice justito en mi blog que pongo las cosas como me venga en gana.

Ya había leido ese post, no comparto muchas cosas que allí se mencionan, es como que las autoras se sienten tan superiores como para venir a aconsejar al vulgo.

bye, bye