jueves, 23 de julio de 2009

Los Pericos

Cuando era niña, allá en la hacienda donde me crié pasaban muchas bandadas de pericos, a la misma hora religiosamente durante la mañana y a la misma hora durante la tarde, la mayoría de clanes periquiles vivían en una barranca llamada "La Periquera", en el paredón habían cuevitas hechas por los pericos "barranqueños", construían sus niditos dentro de las cuevas que ellos mismos cavaban, a diferencia de la otra clase (especie) de perico. El Chocoyo frente naranja era el clásico perico que la gente mantenía en su casa, también las catalnicas eran muy comunes.

Les gustaba ir a comerse el maicillo a los terrenos de mi tío Beto, recuerdo haber visto en varias ocasiones a los pericos comiendose las mazorcas de maicillo, bien clavados se quedaban cuando se comían los granitos.

El nombre chocoyo viene del nahuatl "xocoyotl" y significa "el más pequeño", o como quien dice "el más pequeño de los hijos", también podría interpretarse como derivado de "chocoa" que significa llorar. "le dió la chocolía" decían los abues para decir que el niño está llorando o insistiendo en algo.

Afuera de la casa de mi abuelo había un enorme árbol de Castaño, yo no se si en realidad ese árbol se llama así o qué, pero mi abuelita decía que las semillas en una vaina simulando una oreja se llamaban castañas, a los pericos les encantaba ir a comer esas semillitas todos los días a las 3 de la tarde.
Pericles cuando tiernito.

Perico llamado "i", si sólo "i".
Me acuerdo cuando pasaban los periquitos, ahora ni zopes pasan, todos los animalitos se han extinguido, pobrecitos, yo amo los pericos y creo tengo cargo de conciencia de cuando era niña porque maté dos periquitos sin querer, fue un accidente que aún recuerdo con una gran tristeza. Eran dos "Catalnicas" (Brotogeris jugularis), una se llamaba Plum en honor al títere del Show de Montecarlo, la otra Jacinta, como la maestra Pichimahuida que tanto nos contaba mi mamá que la veía por la TV. Para no cansarlos más, les contaré cómo accidentalmente murieron Jacinta y Plum, yo tenía 5 años, todos los días me llevaba los periquitos a mi cuarto para dormirme y que ellos estuvieran allí acompañándome, yo me quedaba dormida y ellos arropaditos con su propia sábana sobre mi almohada, me hacían compañía; entonces, cuando yo me quedaba dormida mi abuela los quitaba y se los llevaba a su canasto donde ellos dormían, pero esa noche a ella se le olvidó revisar si yo me había llevado los pericos. A la mañana siguiente, me levanté temprano y le pregunté: - "Ma ozzy, ¿donde estan los pericos?" y ella me dijo: - "no se" y salí corriendo a buscarlos a mi cuarto, sacudí las sábanas y allí estaban, los pobrecitos, ahogados y con todas las plumitas desordenadas, yo los había matado durante la noche. Pobres inocentes, murieron por mi negligencia y estupidez, los enterré juntos, a los pies de un árbol de anonas que estaba en el patio de la casa de mis abuelitos.

Después volví a tener perico, pero pasaron muchos años para que me levantaran el castigo por los dos muertos, este era un chocoyito frente naranja, se llamaba Lolo(aratinga caninularis), luego tuve a Chachito, Pericles, etc. pero ya no estuvieron prisioneros, nunca en jaulas y como la casa de mi abuelo es espaciosa allí han vivido en semi libertad, digo semi libertad porque mi mamá les cortaba las alitas a los pobres, Pericles tiene sus a las largas, no se va porque no quiere, a excepción de Cachito, ese se dio a la fuga con una parvada de pericos y nunca más lo volvimos a ver.

Este es Cachito, el perico que escapó hacia su libertad.
El nombre científico de este especímen es Aratinga Canicularis.

Pericles y yo.

Mi hermana y Pericles.


Pericles sobre mi rodilla.
No estoy segura pero creo que Pericles es una Arantinga Finschi.
Pericles cuando tierno.


Pericles de nuevo.


Pericles comiendo florcitas.


Perciles Posando.


Lo malo es que uno no hace conciencia, quizás la ambición de tener una parte de la naturaleza en casa nos hace ser pendejos y tener prisioneros a los pobres pericos. En el Mercado Central hay un gran vergo de vendedoras de catalnicas, chocoyos, barranqueros y loras que los tienen en pésimas condiciones de salud. 

El otro día andaban unos policías de Medio Ambiente por allí y les decomisaron los pericos, perfecto!!! jeje
aquí les dejo una foto de la página web de la PNC, la fotito me gusta porque se ven bien chulos los pericos, el único riegue es que sale un policía todo feo jaja y por eso la corté para que no se vea jajaja les cuento que los traficantes de pericos suelen poner borrachos a los periquitos para poder transportarlos sin que hagan ruido pero gracias a un policía curiosos se detuvo un canasto lleno de pericos ebrios, pobrecitos los animalitos.

Pericos de goma después de una shupa dentro de ese canasto.