lunes, 29 de septiembre de 2008

Las Amiguitas de la Infancia

Cuando yo era pequeña tenía pocas amigas, no me dejaban tener muchas amistades y las pocas que tenía, eran vigiladas por mi familia, ¡aburrido! Jaja, pero bueno, mejor no me quejo tanto, fueron sus decisiones.

La foto que acompaña este post, es cuando estábamos muy pequeñitas, la niña cabello café claro es mi hermana, Miriam.

Mi hermana y yo siempre jugábamos juntas, de vez en cuando nos agradaba socializar con otros niños y niñas. Solían llegar a la casa unas cipotas que eran alumnas de mamá Raquel y llegaban a traerla a la casa todos los días para irse juntas a clase. Al principio no me caían bien pero poco a poco fueron haciendo amistad con mi hermana y conmigo. Mari era la más humilde, tranquila y callada, la recuerdo con un vestido celeste, tez blanca y con una cola eterna amarrando su cabello largo; la segunda se llamaba Lorena, era blanca, ojos verdes, más alta y de pocas palabras; la tercera era Bertita, era trigueña, cabello ondulado, muy optimista, flaquita y era algunos años mayor que yo, quizás tres o dos, no sé, era hiperactiva y le gustaba platicar con nosotras. Por esa época, al medio día, mirábamos en canal 2 la caricatura He-man, nos encantaba lo ridículo que era el tigre jajaja y cuando se transformaba, se hacía todo un valiente, Batlecat, creo que así se llamaba el tigre cuando ya estaba transformado. Veíamos religiosamente a He–Man y las amigas nos acompañaban a ver TV, luego comentábamos lo mejor del capítulo, jugábamos y la pasábamos platicando y corriendo de un lado a otro.

Cuando mi familia tuvo un problema serio con el director de la escuela de la hacienda, entonces nos alejamos de las amigas, porque mamá Raquel ya no trabajó más para esa escuela y las niñas vivían muy lejos, vivían en La Puerta, un cantón vecino, perdimos comunicación con ellas y pasaron 3 años hasta que yo volví a jugar Mari, recuerdo que llegó de visita el papá de ella a casa de mis abuelitos y lo invitamos para que llevara a su hija a jugar con nosotros y así fue. Al siguiente día, el papá de la Mari la llevó a ella y a sus 2 hermanos y a decir verdad ya no recuerdo si eran 3 hermanos, mi hermana ya no se acuerda de eso, ese día llegaron bien temprano, quizás a las 8 de la mañana y jugamos todo el día y la pasamos súper bien, hicimos pelotas con unos calcetines viejos y jugamos, peleamos, reímos, platicamos, todo fue muy bonito, llegó la tarde de aquel día de octubre y la Mari se tuvo que ir, esa fue la última vez que la vi, hace muchos años que no sé qué fue de ella, ni siquiera supe su apellido, nunca se lo preguntamos. Esto ocurrió en 1986, estoy segura del año porque mi abuela no estaba con nosotras, andaba de viaje largo en casa de mi tía Imelda y ese año fue el fatídico terremoto del 10 de octubre. Fue la última vez que vimos a Mari, pasaron los años y nunca supe como contactarla.

A Lorena no volvimos a verla durante la infancia ni en la adolescencia, en cambio la otra amiga que teníamos, Bertita, con los años la reencontré, pero ella ya había cambiado, ya no le importaban las amistades de la niñez, ni mucho menos fomentar el lazo entre ella y nosotras; Bertita ya era una adolescente, mi hermana y yo todavía éramos un par de mocosas de 11 y 12 años. Fue bien triste cuando la vi y le dije “¡Bertita! ¿Te acordás de nosotras?”, ella me vio indiferente y dijo: “¡ah! sí, me acuerdo” y siguió caminando vistiendo su uniforme de la escuela, iba coqueta y esforzándose para caminar al mismo paso que el profesor José María. Con respecto a Bertita, el hecho que en la infancia jugáramos juntas, no significaba que éramos amigas.

Pese a que el tiempo pase y los compañeros de la niñez ya no recuerden quién soy, ni recuerden quién es mi hermana, yo sí los recuerdo y de vez en cuando revivo los momentos de juegos cada vez que me remonto hasta el pasado, a reencontrarme con los fantasmas alegres que viven entre el tiempo y los recuerdos.

1 comentario:

Ismael A. Cifuentes dijo...

Hola Ingrid, gracias por visitar mi blog. Espero le hayan servido los links que le envié para la construcción del guión de su reportaje. Estoy pendiente cuando este salga. Avíseme. Saludos Cordiales